miércoles, 9 de mayo de 2012

OTRO SALÓN


Lo que me he debido de perder este fin de semana pasado en Barcelona. Algo gordo. Algo grande. No sé si algo bueno. El caso es que en mi vida había recibido tantos mensajes de profesionales del cómic hablando del Salón después de la celebración de éste. Y todos quejándose.

Jamás había visto a tanta gente, si no cabreada, ya directamente harta del Salón.

Ojo, tengamos en cuenta que para un profesional del cómic español, el Salón del Cómic de Barcelona es, ante todo y por encima de todo, una ocasión festiva y de reencuentro con los amigotes, a muchos de los cuales sólo ve de Salón en Salón. Es una oportunidad casi única de construir comunidad. Un fenómeno que creo que va en aumento durante los últimos años, sin duda gracias a que las redes sociales permiten mantener ese tejido de amistades durante el resto del año, para materializarlo físicamente sólo durante esos tres o cuatro días señalados del año.

Por tanto, la primera reacción de los profesionales a la pregunta «¿Qué tal el Salón este año?» es «Me lo pasé muy bien con la gente», seguido inmediatamente a continuación de un: «Claro que para eso no hacía falta ir al Salón, porque lo que es en sí el Salón... buf...»

Lo que encierra ese «buf» lo expresan estas imágenes. [De esta galería procede la foto que encabeza el post].

Estoy seguro de que se podría haber hecho otra galería de fotos en la que sólo salieran tebeos. Pero eso no sería ningún mérito reseñable, porque, al fin y al cabo, se trata de un Salón del Cómic. Al menos de manera nominal. Lo que tiene mosqueados a muchos en la profesión no es ya que el cómic se mezcle con otras cosas, es que a lo largo de los últimos años ha ido cediendo cada vez más espacio, hasta quedar relegado en su propia casa. O lo que debería ser su propia casa. Este año ya hubo signos preocupantes antes de la celebración del evento. En la presentación del Salón sólo estuvo presente el director del mismo, Carles Santamaría, acompañado de representantes de empresas de videojuegos y del festival de música Rock In Río. No había ni un solo representante del mundo del cómic. En los carteles promocionales que colgaban de las farolas de Barcelona, «videojocs» era la palabra privilegiada, mientras que «cómic» era prácticamente omitida. No conozco a ningún profesional que se oponga a la presencia del cine, los videojuegos o la horticultura en el Salón, pero una cosa es la carne con patatas y otra las patatas con carne.

Desde hace unos años, Ficómic ha tomado la clara determinación de lanzarse por este camino: invitar a actores de Star Wars de tercera fila, vender conceptos como «los zombis» o «los robots», y, en resumidas cuentas, fortalecer ante la opinión pública la identificación del cómic con una serie de conceptos y usos típicos de la industria del entretenimiento audiovisual: básicamente, la fantasía heroica infantil de grandes franquicias multinacionales. Podríamos decir que es el modelo de la convención de San Diego, o modelo americano, pero, por supuesto, España no es América. En Estados Unidos, las grandes editoriales de cómic -con Marvel y DC a la cabeza, pero también Image y Dark Horse- tienen fuertes lazos empresariales con las grandes compañías de entretenimiento mediático, y la sinergia entre los cómics de superhéroes, las películas de Hollywood y los videojuegos es una de las razones de ser de la industria. No en vano alguien acuñó hace unos años esa frase que decía que «las editoriales de cómics se habían convertido en el Departamento de I+D de Hollywood». San Diego es una expresión real y legítima de la industria y la identidad de la cultura del cómic norteamericano.

Sin embargo, cuando trasladamos eso a Barcelona, tengo que decir que en mi opinión lo que es el cómic español de hoy en día no se representa a través de actores subsecundarios de Star Wars, videojuegos, Los Vengadores y tiendas de ramen. Nada de esto tiene que ver con lo que están publicando Sinsentido, Astiberri, Diábolo, EDT, La Cúpula o Caramba, entre otras. Nada de esto tiene que ver con Mongolia o El Jueves. Nada de esto tiene que ver con los webcómics y los fanzines. Ocurre que, a lo largo de los últimos años, el cómic español -sus profesionales y sus editores- cada vez se siente menos representado por el Salón del Cómic de Barcelona.

Por supuesto, el Salón del Cómic de Barcelona no tiene por qué representar a nadie más que a sí mismo. Es una entidad privada y monta el Salón (los Salones, éste y el del Manga) con el único objetivo de conseguir un beneficio económico. Si las empresas ajenas al sector ponen dinero en la mesa, se llevan un trozo del pastel cada vez más grande, y si las empresas del sector no apoquinan, van quedando relegadas. Es la lógica capitalista de la expansión y del «cada vez más», la lógica que anuncia año tras año 100.000 visitantes, aunque para cualquiera sea evidente que hay mucho menos público. Este año, 108.000, por cierto. En mi opinión, Ficómic se equivoca siguiendo este camino. En primer lugar, porque al llevar a este extremo la desnaturalización del Salón, lo que acabará consiguiendo es hacer que pierda su identidad y se convierta en una verbena anónima de novedades de ocio corporativo infantil. En segundo lugar, porque apostar por asociar el cómic a ese tipo de contenidos es apostar contra la tendencia del cómic español durante los últimos años. El cómic como entretenimiento masivo fantástico infantil está en declive, y lo está entre otras cosas porque su espacio en la sociedad lo han ocupado aquellos que ahora ocupan su espacio física y literalmente en el recinto del Salón. La vía que le queda por recorrer ahora a nuestro cómic para tener una significación social es la del producto cultural para adultos. Para adultos que no vayan disfrazados de Stormtroopers, quiero decir.

En resumen, pienso que Ficómic devalúa aquello que debería promocionar, que es el cómic. Y también creo que ésta es una estrategia equivocada, también comercialmente y a largo plazo.

Pero, ¿sabéis qué? Que eso no es asunto mío.

Ficómic es una entidad privada, y aunque cuente con subvenciones públicas, hace y monta el Salón como le da la gana y para cubrir los fines que le da la gana. Ellos sabrán qué hacen, por qué lo hacen y con qué objetivo lo hacen. Tendrán sus motivos. Los demás podemos opinar, pero desde fuera, porque Ficómic no es nuestro.

El Salón del Cómic de Barcelona no es nuestro.

Y cada año que pasa se preocupan de recordárnoslo un poco más.

Desde 1980, generaciones de profesionales del cómic español han hecho suyo el Salón del Cómic, lo han acogido en su memoria sentimental y lo han convertido en el gran certamen del cómic nacional, en algo que nos unía a todos. Son treinta años de ritual para toda la profesión, que se dice pronto. El Salón, lo quiera o no, ha adquirido una representatividad singular para la comunidad del cómic español.

Una representatividad que ahora rechaza activamente. Y tendrá sus motivos.

Pero ésta es la explicación del sentimiento de orfandad que se percibe en tantos comentarios de profesionales del cómic después de esta edición. Si ya no tenemos el Salón, ¿qué tenemos? ¿Qué nos queda? Porque algo necesitamos. Cualquier sector industrial sano, y más si es cultural, necesita un festival donde exponer sus últimas tendencias, sus mejores obras, sus autores destacados, donde intercambiar ideas e informaciones y lanzar mensajes a la sociedad. Un sitio donde mostrar lo que somos y cómo somos ahora, hoy, donde mostrárselo a todo el mundo, pero también donde mostrárnoslos a nosotros mismos.

Hoy por hoy, el Salón del Cómic de Barcelona no es ese espacio. No puede serlo, cuando muchos dibujantes se sienten intrusos en su recinto, se sienten como el pariente tonto, pobre y sucio al que han dejado entrar en casa por la puerta de atrás, si promete no montar un escándalo.

La comunidad ya tiene conciencia de esa necesidad, y no es casual que estén surgiendo iniciativas marginales a lo largo de los últimos años que cada vez más aglutinan la buena (buenísima) voluntad de los profesionales fuera de la organización institucional de la feria. Cosas como los Golden Globos, por ejemplo, son la clara manifestación de una insatisfacción, y de que la gente está dispuesta a organizarse y montarse algo donde se sientan más cómodos. Montarse algo donde puedan hablar de sus tebeos, donde estos sean visibles y sean tratados con dignidad, con respeto y con interés. Otro tipo de salón, un festival donde, por decir algo, a Santiago Valenzuela se le trate como si fuera un Premio Nacional del Cómic.

Y es que no olvidemos que la representación hacia el exterior es sólo una de las funciones de un Salón. Otra, y también muy importante, es la representación hacia el interior. El Salón como reflejo de nosotros mismos, como representación de nuestras inquietudes y nuestros valores. El Salón como estímulo, por el contacto, la admiración y la competencia con nuestros pares, a quienes tratamos y vemos tratar con la dignidad correspondiente. El Salón como representación de nuestros horizontes y expectativas. En ese sentido, a los autores el Salón nos deja deprimidos y hundidos en las dudas y la confusión. Crisis total.

¿Existe, pues, otro modelo de Salón que ahora mismo no tenemos en España y que necesitamos? Antes he hablado del modelo norteamericano de San Diego, pero en Estados Unidos hay otros festivales de carácter muy distinto, más pequeño, más abierto y donde los miembros de la comunidad del cómic establecen un contacto directo entre sí y con el público. Son festivales como el MoCCA Fest o SPX, que representan a la industria cultural del cómic americano frente a la industria pesada de San Diego. Quizás sea algo así lo que necesitamos. Porque necesitarlo, lo necesitamos. Incluso desesperadamente. Ahora, sólo falta que seamos capaces de hacerlo.

135 comentarios:

DamagedGoods dijo...

Estuve la semana pasada en el MoCCA Fest y me pareció maravilloso. Ya solo por el detalle de poner al mismo nivel a Fantagraphics (los "grandes") y al comic fanzinero más minúsculo te das cuenta de que es distinto a cualquier otra feria del comic. Es evidente el amor total por el medio en la organización del evento.

Qué envidia.

Bouman dijo...

De acuerdo contigo, y no es la primera vez que me planteo poder hacer algo al respecto. Algo ajeno a FICOMIC, pero que sin embargo si pueda reunir a los dibujantes, editores y lectores de cómics... un lugar donde se precie más la buena compañía y se socialice más acerca del cómic.

Tal vez, algún día, aunque pena de mí que sea tan alérgico a las instituciones gubernamentales.

Mauro dijo...

Bravo.
En estos momentos la historieta adulta en nuestro país, activísima en cuanto a creación e industria, no está representada con un festival específico a su altura. Hay que hacer algo.

GTR dijo...

Genial. Muy de acuerdo.

Referente a la Comic-con de San Diego, los autores crearon Tr!ckster el año pasado, celebrandolo los mismos días que la comicon, lo que me parece estupendo y muy reivindicativo. Este año repiten.

Aqui una explicación de lo que hicieron:

http://herocomplex.latimes.com/2011/06/21/trckster-a-diy-alternative-to-comic-con-international/

http://trickstertrickster.com/

Nadie cuidará mejor del medio que los profesionales que trabajan en él, solo por esto deberíamos ser capaces de sacar adelante algo mejor.

Saludos.
German Torres.
http://germantorres.tumblr.com

13 dijo...

Totalmente de acuerdo. Sería genial tener un Saló del Còmic dedicado al cómic.

Manuel Bartual dijo...

Suscribo tus palabras, Santiago. Hace falta otro Salón del Cómic. Cualquiera de los que apuntas al final de tu texto me parecen un buen modelo a tener en cuenta.

javierrodriguez dijo...

Aplaudo el texto porque refleja exactamente como viví este Salón del Cómic. Gracias por escribirlo claro y conciso y así poder debatir nuevas alternativas, Santi. Somos un colectivo profesional débil y tenemos que ponernos las pilas.

Jose Luis dijo...

Muy interesante, y muy verdadero.
Munu.

Iñaki dijo...

Jo, Santiago, no sé si la distancia te da una perspectiva única o tu capacidad de análisis es mucha. Seguramente las dos cosas. No puedo estar más de acuerdo.

Este Saló he hablado con editores, libreros, críticos, autores y la mayoría de ellos tienen ese regusto amargo que tan bien has descrito. Y eso no es normal. Los modelos que propones del SPX o el MoCCA Fest son modelos que parecen importables. Seguramente con modificaciones pero son opciones muy válidas.

En resumen, estoy de acuerdo contigo en que HAY QUE HACER ALGO.

Jaume Vaquer dijo...

Es evidente que se va a hacer algo. Prácticamente todo el mundo que me encontré opinaba lo mismo, y puedo dar fe que hablé con muchos. Y también dudo mucho que el Saón de Barcelona sea capaz de cambiar esta dinámica.
Cuando en un salón del cómic la gran mayoría de editores han de acabar reunidos de mala manera en una mesa del bar, es que el comic cada vez pinta menos. Y los editores lo han tocado con las manos.
Y alguno ya tenía ganas de montar algo aparte.
Veremos.

Jose A. Serrano dijo...

Totalmente de acuerdo, yo también lo suscribo. Otro modelo de Salón es posible y necesario.

Sr. Ausente dijo...

También coincido con lo dicho, tan bien, por Santiago.
Este modelo de Salón puede funcionar para unos objetivos (llenarlo de gente que no lee cómics y que lleva a los niños el fin de semana), pero arrincona a una parte de la industria, una parte bastante vital. Hay sitio para otro tipo de Salón, que no tiene porque ser el Salón del Cómic, claro.

Carlos Azaustre dijo...

Gran observación compartida por muchos y cada vez más. Hay que cambiar esto, buscar alternativas e intentar hacerlas realidad.
Totalmente de acuerdo en todo.

Manel Fontdevila dijo...

Gran texto. No sólo hay ya, sólidamente establecida, una nueva manera de pensar y dibujar los cómics: hay también una nueva generación de editores y profesionales trabajando por y de acuerdo a ello. Y todo eso está pasando a pesar de Ficomic, a pesar de tantos tics rancios que se pierden más allá de la noche de los 80, a pesar de tantos "viejos zorros de la profesión". Es por ello que si encima consiguiéramos un marco, un escenario que estimulara esta renovación, bueno, sería la bomba.

En fin, como en todas las rehabilitaciones, el primer paso es asumir el problema. Parece que esto ya lo tenemos...

drawingchimp dijo...

Gracias por decirlo públicamente. He seguido a través de tus reportajes el MoCCA y tengo unas ganas tremendas de que haya una actividad así en España.

Efe Morningstar dijo...

Magnífico. Muy bien expuesto.

acolostico dijo...

También el aficionado busca otra cosa, llevo años pasando por el salón, como aficionado de a pie, de los que pagan entrada y no tienen ni tendrán acreditación.

Y pago para ver exposiciones interesantes, para poder ver en directo a los autores y como dibujan, poder intercambiar un dibujo y unas palabras con ellos, para pasear y ver las novedades que ofrecen las editoriales, y encontrar esa sorpresa desconocida.

Pero no para hacerme fotos con barbas postizas que promocionan la última peli de Hollywood, ni para pedir abrazos por los pasillos, ni para escuchar conciertos con mala acústica de grupos que no me interesan, a los que me interesan ya vamos a verlos en los clubs.

No veo mal que usen los tebeos como excusa para llevar la ciencia a la gente, el país lo necesita, como muchas otras cosas. Pero no que se haga al revés, o olvidándose de lo fundamental en el saló, que son los tebeos.

Entiendo que para mantenerlo, hay que montar un mercadillo, o que la parte de la venta tiene que estar si o si, es lo que mantiene el garito. Pero hay otras formas, otros modelos. He visto como se hace en Angouleme, en Bolonga, como se monta el Kosmopolis, de todos se pueden tomar notas...

Al regreso del salón, en el metro, sentado un padre con cara de agotado, y su hijo, de unos 10-12 años leyendo con absoluta concentración su Naruto, para mi eso es el saló. Acercar los tebeos a la gente, acercar a los autores a su público. Y volver a casa con un puñado de tebeos para alargar el disfrute por el papel impreso.

Otros modelos parece empiezan a ser necesarios, hay ejemplos de sobra. No solo para los de dentro, hay espectadores, aficionados que también quieren otra cosa (y creo esos mismos son los que precisamente al final compran los tebeos).

Andrés Palomino dijo...

pues lo dicho, bravo. ahora falta ver quien se arremanga y se moja por organizar una alternativa...

sea quien sea, que cuente con mi hacha!

david rubín dijo...

Aplauso y ovación!!

d.

Ama la crema de espárragos dijo...

Disculpeu, però algú ho havia de dir... (Disculpad, pero alguien lo tenía que decir,...)

Listo Entertainment dijo...

"Si ya no tenemos el Salón, ¿qué tenemos? ¿Qué nos queda? Porque algo necesitamos. Cualquier sector industrial sano, y más si es cultural, necesita un festival donde exponer sus últimas tendencias, sus mejores obras, sus autores destacados, donde intercambiar ideas e informaciones y lanzar mensajes a la sociedad. Un sitio donde mostrar lo que somos y cómo somos ahora, hoy, donde mostrárselo a todo el mundo, pero también donde mostrárnoslos a nosotros mismos."

Eh... ¿Twitter?

pilon dijo...

Menos mal que alguien lo dice en voz alta. Gracias, Santiago. En mi caso, sentí que yo allí estaba de más.

Listo Entertainment dijo...

Aunque lo haya puesto un poco en coña, no es broma del todo que los salones como punto de encuentro de artistas quizá están ya un poco obsoletos.
De todas formas, bravo por el artículo, yo sólo añadiría alguna mención al Salón del Cómic Social, que también surgió como alternativa y, aunque es un evento joven y modesto, merece ser tenido en cuenta.

Y, por supuesto, si hubiese huevos de montar un Salón del Cómic centrado en los cómics, podéis contad conmigo para lo que haga falta!

Abrazacos,

javierrodriguez dijo...

A mi este texto me ha hecho reflexionar. Llevo unos días haciéndome mala sangre sobre cosas que criticar cuando lo suyo es aportar alternativas. Como la cosa puede ser sumar y no restar, en definitiva no ir contra nadie, se me ocurre: ¿ Algo paralelo coincidiendo en la misma fecha? En el fondo lo que hubo en el Tinta Roja fue lo más parecido a unos encuentros entre profesionales que recuerdo en tiempo.

fulgencio pimentel dijo...

Muy oportuno, Santiago. Como pequeño editor, no creo que yo pintara mucho allí, y así se me hizo notar por la organización. Como lector de tebeos, desde luego no pintaba nada.

Me alegro de que algunos tengáis la valentía de decirlo.

Superfre dijo...

Un buen salón de cómic (y entiendo por bueno que sea representativo de todos los aspectos que conforman la realidad del tebeo en España) debería aunar lo comercial con lo profesional, y lo popular con lo comercial. Está bastante claro hacia donde se inclina la balanza de Ficómic...
Por la parte que me toca que es la de autor entiendo que somos los primeros a la hora de criticar, cosa normal porque se nos ha ninguneado como colectivo durante muchísimo tiempo. Pero por otra parte y entonando el "mea culpa" somos un colectivo bastante desunido y que rara vez movemos un dedo para cambiar nada y que nuestras críticas rara vez van más allá de nuestras tertulias comiqueras.

Quizás habría que empezar por ahí...

JavierOlivares dijo...

Muy bien expresado, Santiago. Ese sentimiento que comentas de los autores es algo que venimos sintiendo desde hace ya mucho tiempo. Y creo que la escisión de intereses es ya muy patente.

Alfredo dijo...

Tienes toda la razón, lo de este fin de semana parecía un salón de cualquier cosa menos de cómic: stand de móviles, del corte inglés, promoción de películas... Y detalles tan feos cómo marginar la zona de fanzines o cobrar 1200 euros por stand teniendo que llevar uno las mesas y sillas de casa. Nadie ha quedado contento con el salón este año.

Off The Radar dijo...

Como uno de los invitados, por parte de la organización, del grupo Star Wars Catalunya estoy y no estoy de acuerdo.
Estoy de acuerdo en que no mola que los autores nacionales se puedan sentir relegados, ya que tratándose de un salón del cómic, se trata de su espacio natural y no deberían sentirse actores de segunda fila.
Ahora bien, cuando los organizadores financian más del 80% de su bolsillo, o sus arcas, o llámenlo como quieran, es natural que hagan lo que crean conveniente según su propio criterio.
Como parte integrante del grupo de Star Wars Catalunya, opino que quizá es posible que no pintemos nada en un salón del cómic, puede algo obvio.
Otra cosa es el público que atraemos. Nadie en todo el salón acapara las fotos como nuestro grupo.
Nosotros vamos gratis. Ver la ilusión que le hace a la gente hacerse fotos con personajes icónicos de la cultura popular, para mí, no tiene precio.
Atraemos gente, sí. Que se aprovechan? Puede, pero unas líneas más abajo está mi opinión al respecto.
Pero ojo, hay cómics de Star Wars? Sí. Y muchos. Casi todo el mainstream de películas de Hollywood tiene su cómic. No veo el problema ahí.
Hay muchísimos stands de cómics en el Saló. La gente los compra a paladas.
El problema, según mi punto de vista, y puedo equivocarme claro, es que si partimos de la base que el Salón DEBERÍA ser el Salón del Cómic Nacional, vamos mal. Eso es otra cosa.
A partir de ahí, si los autores nacionales opinan que ahí se sienten fuera de lugar y que deben organizar algo aparte, aplaudo la idea. Son muy dueños de financiar su propio Salón. Pero imagino que es más fácil que te inviten a un lugar y quejarse de cómo está organizado que organizar uno mismo uno a su medida.
Si organizan un salón como ellos creen que debe hacerse, estaré encantado y les aplaudiré hasta romperme las manos. Pero no confundamos.
Perdón por el rollo, y buen artículo, saludos a todos.

Kurt dijo...

Dígame Sr. García, ¿le parece mejor salón Expocomic? Lo digo porque sobre este otro salón no he leído ninguna crítica.

Santiago García dijo...

Gracias a todos por los comentarios. Lo mejor que se puede hacer es al menos hablar de lo que pensamos en público, debatir con las puertas abiertas.

Gracias especialmente por tu aportación, Off the Radar. Como ya te imaginarás, nadie tiene nada en contra de Star Wars. Me atrevería a decir que la mayoría somos fans, y siempre es divertido encontrarte a Darth Vader en los servicios públicos. La cuestión que intentaba plantear aquí -y que parece que también preocupa a muchos otros profesionales- es si este Salón del Cómic está cubriendo nuestras necesidades como profesionales españoles. No es culpa vuestra, faltaría más.

bans blog dijo...

Para nada cubre. Ni tapa las vergüenzas vamos...

JDCanales dijo...

Bravo Santiago. Estoy bastante de acuerdo con tu texto. En cierto modo, el problema es el de siempre. Como bien dices Ficómic está en su perfecto derecho de organizar el Salón como le venga en gana. Es legítimo y así lo vienen haciendo desde la noche de los tiempos. El problema es que es difícil plantear una alternativa y un tanto descorazonador también, teniendo en cuenta que otros festivales más jóvenes se empeñan en perpetuar el modelo. Los que no siguen ese modelo, tienen menor repercusión y trascendencia mediática, con lo cual volvemos a la casilla de partida. Pero sí, tienes razón. Habría que pensar nuevas fórmulas para romper el círculo vicioso y adaptarse a los nuevos tiempos.

Carlos Vermut dijo...

Maravilloso texto.

Creo que el cambio pasa también por analizar el concepto "salón de cómic", y en base a ello podremos comprender el porqué de esa evolución hasta lo que se ha convertido.

Si se entiende, como sucede en Barcelona, un salón de cómic como un gran mercado del cómic en el que el cómic es un "medio para" y no un fin en sí mismo, es lógico que, con el paso de los años, ese mercado vaya añadiendo otro tipo de productos a priori más rentables: Merchandising, puestos de ramen, camisetas, publicidad de películas.

Igual la idea pasa por alejarse de ese concepto de salón. Igual hay que inventarse otro modelo. Un modelo que priorice la experiencia por encima del objeto.

El mercado está bien, (hace poco se organizaron unas jornadas en la casa encendida de edición independiente y el ambiente era muy agradable), pero las actividades que se ofrezcan (la experiencia) tiene que ser primordial.

También creo, aunque sea otro tema, que la globalización es un poco responsable de todo. Todo se ha convertido en un monstruo que arrastra con todo y debe estar pensado para todos y quizá la clave es encontrar otro público, quizá menor, pero más inquieto para, efectivamente, otro salón.

Dani Gómez dijo...

No sé, no sé. Me cuesta pensar en cómo aunar los diferentes objetivos que se podrían perseguir legítimamente con el Salón. Presentar las novedades, ok; promocionar a los autores mediante firmas, ok; conseguir presencia en los medios, ok; que los autores noveles puedan presentar sus proyectos a los editores, bueno; vender derechos al mercado internacional, eso sería la repanocha; firmar los estatutos de una asociación de editores de cómics, vale; presenciar conferencias, mola... en fin, son tantas cosas las que tiene que hacer el salón que me parece muy difícil que un evento de este tipo pueda satisfacer a todo el mundo. Claro que es mejorable (por aquello de no sumar peras y manzanas) pero pensándolo fríamente me parece que el Salón cumple con muchas de estas premisas. ¿No os parece?

Raúl Deamo dijo...

Muy de acuerdo con todo lo que comenta el autor. Por mi parte debo añadir un tema que me parece bastante tercermundista y que fue la logística de las entrevistas con editores extranjeros. Había que dejar los proyectos en unos buzones para una preselección (hasta aquí lo entiendo) y estar pendiente cada día de un lista de papel por si tu nombre aparecía en él. ¿Se piensa Ficomic que no tenemos otra cosa que hacer durante esos 4 días?¿Tanto costaba enviar un sms o mail a los autores seleccionados?
Y otro tema a lamenar, el problema de la megafonía a toda castaña interrumpiendo conferencias y citas con editores en casetas sin insonorizar (o directamente sin techo). Recuerdo estar reunidos con un editora francesa y tener que parar de hablar porque por megafonía cantaban un cumpleaños feliz. Menuda imagen damos a los profesionales de fuera.

Raúl Deamo

Kurt dijo...

Espero que todos los que estáis participando en esta entrada seáis igual de críticos con Expocomic cuando llegue ese salón madrileño.
Sino empezaré a sospechar que esto no es más que una queja de algunos por carecer de influencia en determinados lugares.

Santiago García dijo...

Kurt, por favor, intenta no desviar el tema. Creo que todo el mundo está siendo muy constructivo, sería una lástima que lo intentaras estropear.

Expocómic es bastante peor que el Salón del Cómic de Barcelona. O al menos lo era la última vez que estuve, ocasión en la que, por cierto, escribí un texto bastante crítico para ADN. Y la consideración que tienen Expocómic y el Salón dentro del mundo del cómic español no son ni por asomo parecidas.

Así que por favor, intentemos no despistar.

PEDRO ANGOSTO dijo...

Felicidades por el texto y todo el apoyo desde mi blog, ya está linkado.

Jose Tomás dijo...

A mi, me parece que el Salón se limita a reflejar la situación en "el mundo real" de los autores, los fanzines y las pequeñas editoriales.
¿Dónde están los fanzines y los tebeos de las pequeñas editoriales en las tiendas?. Pues en el último y mohoso rincón, como en cualquier tienda del ramo. ¿Cómo se trata a los autores?. Como a una mierda, que es lo mismo que hacen la mayoría de las editoriales de tebeos de este pais.
Otro salón es posible,claro, y otro mundo también.

Iñaki dijo...

A nosotros nos sobran 2500m2 en La Farga en Marzo. Quiere alguien animarse a montar un salon. tenemos capacidad para regalar stands a editoriales de comic y fanzines.

Pero para ello hay que hacerlo, no decir que lo hagan otros, si alguien se anima jointosl@gmail.com ;)

javierrodriguez dijo...

Lo que no se sostiene es que las fallas que vemos van en beneficio de un éxito comercial (los 108.000 más famosos que los 300 de Miller) que en el sector del libro siempre se mide por ventas. En Sant Jordi ¿qué es lo que se da como si de un torneo se tratara? Listado de ventas.

Pero es que el modelo comercial puede ser otro, puede complementarse. Sabemos que grandes superventas de los tebeos llevan años picando piedra haciéndose un hueco en pequeños salones, pequeñas muestras. España tiene una cantera que no se refleja, una cantidad de novedades que abruma. Que debería ser la protagonista, pues de esa promoción vendrá el mercado posterior. Es una apuesta.

TEBEOBIEN dijo...

hola amigos. más que aportar ideas, pregunto a los más veteranos, que aquí uno es un novato:
- hay alguna asociación de autores fuerte desde la que lanzar un mensaje común?
- qué opinan los editores?
- el modelo debe ser necesariamente el de una feria? quiero decir, con venta? puede haber otro tipo de actividades que excluyan la venta directa?
- debería, en un supuesto, rivalizar con la celebración de otros salones, encuentros, etc?
- habría que buscar apoyo institucional?

son cosas que se me ocurren, pero macho, me falta experiencia. no sé qué pensáis!

Gabriel López (Gabor) dijo...

Totalmente de acuerdo.

Bouman dijo...

Como reciente editor (Underbrain Books lo que espero es poder participe de algo que en FICOMIC si no hay dinero no nos importa.

Por ejemplo....

somos muchos nuevos (Entrecomics comics, Caramba, ...) un apoyo hubiese estado bien.

Borja Crespo dijo...

Estamos dando un gran paso, estamos creando una corriente de opinión importante que refleja la insatisfacción de gran parte del sector por el evento anual más importante, con el cual nos gustaría sentirnos identificados.

No lo estamos. No pasa nada. El Salón del Cómic de Barcelona lleva así tiempo, siendo un supermercado de los tebeos, pero ya está en un claro declive porque no queremos darle más oportunidades. Estamos cansados. Y, si no nos satisface a nostros, autores, editores, aficionados... dudo que lo haga a un público nuevo. El que quiere cine tiene Sitges, el que quiere música...

El transmedia está ahí, bien llevado puede funcionar, pero no es el caso. Ficómic apuesta por aquello que, precisamente, está haciendo caer en decadencia a un evento que ha perdido la razón de su nacimiento.

No nos identificamos. Pero no vamos a cambiarlo. No hay capacidad de autocrítica. Así que a otra cosa mariposa.

Visitará Ficómic aquel que tenga que hacer algo ahí, y punto. Eso ya se nota en una generación de autores a los que no se les invita a nada. No aparecen por su cuenta. Si alguno lo hace, siente la soledad del corredor de fondo.

Hay que cuidar el contenido cultural, innovar, satisfacer a un público entregado, fidelizar... Y buscar nuevos lectores por otras vías.

Consigue, sencillamente, en evolucionar, en adaptarse a los tiempos, en crecer...

... y, sobre todo, en comunicar, algo que le falta a nuestro otrora evento estrella.

Una vez aceptado que estamos huérfanos, toca reinventarse, pero varios modelos de eventos en torno a la historieta pueden convivir. Es más... ¡deben!

rayco dijo...

Totalmente deacuerdo con la exposición de Santiago, pero tengo la impresión que lo que se plantea aquí se parece más a un ENCUENTRO DE PROFESIONALES abierto al público que a un SALÓN tal y como los conocemos aquí.
Creo que es NECESARIO ese tipo de encuentros, pero claro, el primer escollo con el que se encontraría es difícil de salvar, y es que, a priori, no sería económicamente viable. Un encuentro así no generaría ingresos, es más, alguien (supongo que las editoriales) tendría que cubrir los gastos; alquiler del espacio, logística... En realidad, las editoriales deberían afrontarlo como una inversión de futuro; conocer gente, hablar del oficio, asistir a conferencias, generar debates, montar proyectos en común... sólo puede mejorar la CALIDAD de lo que hacemos aquí, y eso, al final, es lo que tiene que sentar las bases de una industria sana.

Luis Bustos dijo...

Felicidades por el artículo, Santiago. A mi lo que me gustaría como dibujante es disfrutar de un Salón no solo profesional, sino verdaderamente lúdico. Y por lúdico quiero decir que inspire, que te sientas cómodo, que realmente respires ese ambiente cercano que últimamente nos dan las actividades OffSalon. ¿Cuantas veces hemos regresado con las pilas cargadas tras reencontrarte con otros autores? Desde hace unos años el Salón es una excusa, un punto de encuentro. Nos encontramos allí pero la vida del tebeo español se encuentra en los márgenes. Comprendo que para Ficomic es un negocio, están en su derecho con su bolsillo a crear el evento que crean conveniente pero, flaco favor se está haciendo a la industria (pobre pero rica en talento) cuando el cómic se diluye entre promociones cinematográficas, stand de chucherías, y otras empresas que pintan poco o nada con lo que nos hace amar el medio.

Luis Bustos dijo...

Totalmente de acuerdo con lo que dices. ¿Quién le pone el cascabel al gato? Cuando ni entre editores, libreros y distribuidoras se ponen de acuerdo. Se pueden hacer muchas cosas. Solo exponemos la evidencia de que este modelo está agotado y destinado al fracaso no solo económico si no también cultural.

Pedro Vera dijo...

Pues sí. Al pelo, macho. Esa es la sensación que tengo yo. Cuatro minutos, 4, entré al salón. Ficomic = #Ranciofacts

Octavio B. (señor punch) dijo...

Fantástco texto. El cómic, la industria, los autores, las editoiales. Y también hay que ver el lector moderno, el lector de hoy y si tiene reflejo en el saló. Yo que soy del gusto de acercar el cómic al no lector habitual, y que creo sinceramente que el futuro del medio pasa por ese nuevo target y por tanto por regenerar las cosas, estoy muy apenado desde la distancia (menos que Santiago, pero lejos también y ausente de este Saló 2012) por este rumbo vanalizador de la hisotrieta que está tomando Barça. Como muy bien dices, al carecer de sinergias industriales con el cine o el videojuego nacionales, dudo que se esté haciendo otra cosa que alejar a ese "Nuevo lector" del medio.
Dicho de otro modo, un ciudadano que lee una crónica en El País o el ABC de... "El Fotógrafo" o de "memorias de un hombre en pijama", que se interese puntualmente por Maruo por el tema que trata su último libro... ¿va a sentir ganas de adentrarse en la cueva de robocop?¿Va a sentir todo este show como algo que le acerque y le permita ahondar en ese mundo que apenas ha catado?
El cómic, pienso, o sale de guetos y clichés, o mal irá. Al menos esa es la mecánica que aprecio en España; en USA o en Japón, la verdad, me importa un huevo. Pero este modelo de salón no busca a ese lector (que creo, insisto, es la principal vía de crecimiento o re-consolidación del sector) sino que es otra Gran Mascletá de lo Freak.

Así que sí, es necesario (porque el editor, el autor, y creo que hasta el lector lo siente así) un nuevo foro.

potenciar al autor, y al cómic, no como algo en un paquete, sino en sí mismo. Y permeable, claro, ¿porqué no? pero una cosas es hermanarse con afines (y que lo sean, afines, lógicos en un salón de tebeos) y otra cosa es el saló 2012, porque ni creo que sean tan afines ni por supuesto ha sido un hermanamiento, sino Jonás y la Ballena.

Y tormentas de ideas como esta pueden ser un pequeño-buen principio de algo. Pero se precisa mucho más que charla de blog y buenas intenciones... empezando por organización y dinero. Las instituciones temo que no están por la labor. Quizá esto no es malo, claro. brainstoming, brainstorming, venga

sfer dijo...

Solo una palabra más: Kickstarter.

(Solo hace falta que un grupo de personas tenga ganas, se organice y se anime, y que el mundillo se suba al carro, que dejar un comentario en un blog es muy fácil pero cuando llega el momento de currar...)

Meri dijo...

Muy bien. Creo que aparte de que lo expresas muy bien en tu entrada, es totalmente cierto. Esa sensación de descontento general por el salón esta en el aire, se siente. Antes iba todos los años los 4 días que dura, lo esperaba con ganas (no solo por los amigos y las fiestas), este año solo he estado un día. Por algo será.

Rata dijo...

Genial crítica al ficomic.

Hace unas semanas unos amigos bromeabamos conque ibamos a hacer el salón de comic de "mi puta casa".

(Pongo la casa si quereis, pero la cena la traeis vosotros ¿eh?)

No, en serio, ojala alguien se anime y de verdad lo monte bien, con todas estas ideas que están saliendo aquí y en twitter, porque es cierto que los profesionales esperamos algo mas de un salon, y los aficionados creo que pueden disfrutar mucho mas del comic si realmente se centra las actividades en ello.

Victor Santos dijo...

Buena reflexión. La verdad es que para los profesionales que conozco y para mí el Saló es la quedada con los colegas. Entras, fichas,tu hora de firmas o tus dos charlas con editores con los que has quedado y luego a las terracitas si have bueno. El comentario general es que como aficionado (yo me sigo considerando otro fan más) no hay ningún aliciente.

¿La solución? ni idea. No creo que con Ficiomic podamos hacer nada, el juguete es de ellos y lo rompen si quieren. Los autores colaboran a la difusión del medio con su asistencia a los eventos, aunque a menudo trastoque sus agendas. Si llegado el momento las entidades encargas deciden que el salón sobre comic y para fans del comic ya es un modelo viable... pues habrá que buscar otro y buscar medios alternativos.

Pero sí que es verdad que incluso anímicamente, noté mucho desgaste.

Victor Santos dijo...

Que mal tecleo, lo siento chicos, son los malabarismos con el portátil.

Oriol Padró Cirera dijo...

Como simple lector de comics, por varios motivos hacía muchos años que no visitaba el salon, y este año lo visité, acompñado de mis hijos a quien también enseño a disfrutar de la lectura de tebeos, y salieron muy contentos de visitar ese sitio tan grande con tantos muñequitos y videojuegos. No creo que vuelva a visitarlo el año próximo.

jon juarez dijo...

Completamente deacuerdo!
no se puede añadir nada más... Bueno, como dato positivo que parece que el salón renace fuera del salón..., y eso es positivo, cuando un árbol se ha hecho grande, viejo, y seco, solo le queda caer y nutrir el suelo, alimentar las semillas que tiempos atrás haya dejado caer desde sus ramas.

Julio A. Serrano dijo...

Me quito el sombrero, la peluca y parte de la calva. No puedo estar más de acuerdo.

mariano dijo...

totalisimamente de acuerdo, el cómic tiene que tomar las riendas de lo que se supone que es su salón.

Sama dijo...

Bueno, al menos la marginal zona de fanzines, sigue siendo de fanzines, no cómo en Madrid, pues os recuerdo (para todo aquel que no lo sepa) que en el expocomic pasado, los pocos fanzines que éramos teníamos que convivir con un stand que se dedicaba a vender cositas kawaii y demás abalorios para chukimukis.

PD: Y chapas. Joder. Seguro que también vendían putas chapas.

Dani Gómez dijo...

Hay una cosa que no entiendo. Como dices, Santiago, "Nada de esto tiene que ver con lo que están publicando Sinsentido, Astiberri, Diábolo, EDT, La Cúpula o Caramba, entre otras. Nada de esto tiene que ver con Mongolia o El Jueves." Pero la mayoría estaban allí vendiendo tebeos (y afortunadamente para mi, respondiendo las preguntas del pesao de la tesis). Y, si estaban allí es porque sacan un beneficio tanto a nivel de ventas (aunque a Joan Navarro le falten los billetes gordos este año) como en promoción (José Domingo y Bang por ejemplo han conseguido una extraordinaria publicidad).
Es cierto que el salón tiene problemas y errores de planteamiento (y de nudo y desenlace también) como los tiene la propia industria del cómic en España. Nuestra industria del cómic está polarizada en las cuatro o cinco grandes editoriales cuya linea editorial no está tan alejada de los contenidos del Saló y las independientes, sí.
La mayoría de los que estamos aquí tenemos una edad y es normal que nos gusten las lineas editorales de Astiberri o Edicions de Ponent. Lógico, somos su público. Pero, desengañémonos, por sí solas no hacen industria. Las editoriales independientes están haciendo mucho por dignificar el tebeo, como lo está haciendo la prensa, el Premio Nacional, la FNAC, etc. Pero si no aprenden (para ser justo muchas ya están en ello) a distribuir más eficientemente las obras para que llegue a su público potencial, si no dedican esfuerzos a acompañar al publico infantil con tebeos para diferentes franjas de edad (como está haciendo Bang con Mamut) para no tener que esperar a que cumpla 40 para recuperarlo, si no aprenden que todavía tienen muchas formas de promoción por descubrir que no implican necesariamente la publicidad en medios masivos, si no dejan de depender tan radicalmente de la compra de derechos en Francia (¡incluso para autores españoles!), si no empiezan a ser transparentes y a colaborar para hacer un estudio serio del mercado en vez de esconderse las cifras para que nadie te chafe una compra de derechos, si no empiezan a vender derechos fuera y, en definitiva, si no empiezan a ser conscientes que para crear una industria del cómic española hay que pensar y actuar como una industria, si no hacen todo eso, el prestigio que puedan conseguir no servirá de nada porque lo más probable es que la "industria" se vaya al garete como ya pasó en los ochenta. Es cierto que pequeños editores han aportado una bocanada de aire fresco en la última década pero tampoco son la panacea. Si queremos montar algo nuevo hay que pensar más allá... hay que pensar más.
Mientras tanto (y es solo una opinión) tenemos el salón que nos merecemos como industria.

Alberich el Negro dijo...

¿Cuando hablamos de dotar a la historieta de un corpus teórico capaz de elevarla a la categoría cultural que se merece no estamos pensando necesariamente en que el CSIC mande su departamento de robótica a Barcelona? ¿O sí?

No, ahora en serio… Quizá habría que enfocar el potencial futuro "Salón" con una perspectiva preferentemente cultural (aunque no sólo, claro), tal como ocurrió con Lucca en su época dorada. En el prestigioso salón italiano, desde el momento en que lo comercial (y lo político) entró por medio y empezó a primar, la cosa se fue a pique...

Por cierto Kurt: tranquilízate, porque lo de Expocómic es peor aún (si cabe). Te lo dice, sin ningún tipo de empacho, un nibelungo gatuno de toda la vida...

Saludos a todos...

ifrit dijo...

Dejo aquí dos ideas:

http://www.vinetasdesdeoatlantico.com/
http://dreamers.com/jornadasaviles/

;)

Angux dijo...

Excelente texto.
No hay que olvidar que uno de los puntos que debe ser necesario en un salón es la divulgación del tebeo y su acercamiento a gente que por un motivo u otro no lo conoce de primera mano. Es por esto que veo bien la idea de atraer a público de otras disciplinas parejas que puedan llegar a ser potenciales lectores o que gracias a estas iniciativas el salón pueda ser mostrado en la prensa y gane fuerza mediatica.
Ahora, digo que esto me parece necesario, si bien, no me gusta el hecho de que esto termine por "tapar" (como así está sucediendo)el mundo del tebeo en el salón.
Y tiendas, a mi gusto, claro que debe de haber, pues la persona que allí se acerque y sienta curiosidad por una obra de la que se ha hablado en una charla, o ha visto en una exposición, le sea fácil acceder a ella.
Un saludo.

Angux dijo...

En lo de las tiendas, trataba de contestar a Tebeobien.
Un saludo.

Pasa dijo...

Me parece que estáis perdiendo de vista algo importante, y es que este Salò del Cómic se hace abierto al público, un público que paga 6 eurazos por entrar. Y la mayoría de estos tienen la intención de ver alguna que otra exposición, comprar un par de cómics, recibir regalitos (así es España), tener una firma de su autor favorito y hacerse fotos con robots, zombies, disfrazados de Borat o dinosaurios.

Otra cosa es que sea justo o no el precio de la entrada y en que destina el presupuesto Ficomic.

Autores, editores y demás que se quejan, me parece que no os hace falta un Salón para reuniros, podéis hacerlo en un local, un bar o cualquier otro sitio.

Y lo siento, pero no voy a felicitar al autor de un texto referente a un evento que ni siquiera ha presenciado, sólo lo juzga por la voces que le han llegado.

Un saludo.

DelaHoz dijo...

Ya me corregirán, que no tengo toda la información.
Aquí hay dos puntos a favor y en contra de lo que ocurre. Aunque hace ya tiempo que no piso ningún salón porque me aburren, sudo y acabo con los oídos reventados (a excepción del último en Madrid, donde acudí sólo para encontrarme con unos amiguetes a los que hacía siglos que no veía, y al final me aburrí, sude y acabé con los oídos reventados), a priori uno podría pensar que mezclar otros medios como videojuegos, cine y merchandising no es mala idea por el público masivo que puede atraer. Que además hay una conexión muy fuerte entre todo esto y el tebeo. Y que imagino darán bastante pasta a FICOMIC. Sobre papel suena fenomenal el modelo San Diego, genera ruido en los medios y todos contentos. O al menos, si se gestionara sin ignorar que el comic nacional está viviendo uno de los mejores momentos de su historia. No paro de ver como nacen nuevas editoriales, algunas de ellas apoyadas en distribución digital, con debuts de un nivel altísimo y otros tantos veteranos que viven una segunda juventud.
Y pasa como con la televisión tradicional, que aquí podría ser el Saló, donde vas a ver qué te encuentras (no a encontrar lo que buscas) y la principal obsesión es hacer contratos publicitarios y marketing orientado a la masa basando tu negocio en el sustento del soporte, no del contenido. Esto hace que cosas molantes se conviertan en el enemigo, ergo, acabas vendiendo contenido basura. Por lo que leo y me cuentan algunos libreros, el problema es que todo eso focaliza tanto la atención del visitante que ya no le quedan ganas para acabar la ruta comprando tebeos. Y que a muchos les suda la polla si se venden tropocientos mil comics de Star Wars. Si a esa gente no se le invita a probar otra cosa, lo que gana no es la historieta como medio, sino la franquicia Star Wars.
Es tan obvio que existe un movimiento renovado de autores y tendencias y tan triste que no se les de cobertura que entiendo la rabia e incluso ciertos comentarios desafortunados poniendo a parir las viejas glorias (que no tienen culpa de nada salvo de haberse tirado toda la vida malviviendo de esto) o demonizando el videojuego, cine palomitero de supes o tebeos mainstream en general como si fueran EL ENEMIGO.
Pero no, el problema es Ficomic y la gente que organiza todo el meollo. Así que me parece perfecto que algo se mueva y nazca un salón (itinerante, a poder ser) alternativo capaz de poner un poco de orden. No tiene porqué ser algo gigantesco lleno de stands. De hecho, lo ideal sería una cooperativa de editoriales y libreros en la que todos pongan su parte (en vez de sangrarles por separado, como ocurre ahora, y no cubrir ni gastos).
Un espacio donde solo haya una gran mesa de ventas con material seleccionado de cada uno, y me explico porque igual parece una idea horrorosa: si yo, como visitante de un salón habitual, veo que todo lo tienen en un sólo stand (porque además muchos repiten material, te encuentras lo mismo en seis puestos diferentes) y me gasto todo ahí, ¿que queda para el resto? ¿Me van a entrar ganazas de visitar su tienda física o web? ¿O mejor me espero al año que viene? Si, al contrario, veo una gran mesa donde cada editor se ciñe a determinadas novedades (que ahí es donde se ha ido la inversión reciente, la que urge recuperar) junto a una selección de stock popular o determinadas rarezas, ¿puede que pique de unos y otros? ¿Que ese sea el gancho para apuntarme la dirección de la tienda física o web? ¿Que el flujo de pasta sea constante?

Bueno, es sólo una idea. Y ni tan siquiera debería ser esa la cruz del bizcocho, si no las exposiciones, charlas, eventos y demás, que es lo que crea afición y ansiedad por comprar tebeos.

Mucha suerte y disculpen el ladrillaco.

auyea! dijo...

Sólo voy a decir una cosa: Salón de Zaragoza. Preguntad a gente que haya estado.

Por lo demás, voto por hacer un manifiesto y remitírselo a Ficomic.

PAblo dijo...

No puedo estar más de acuerdo con tu análisis, Santiago.

Yo tampoco fui al Salón pero mis impresiones desde la lejanía son similares a las tuyas palpando las impresiones de unos y otros. Me da la sesnación, como aficionado, que la mayor parte de los salones de cómics en España (con las excepciones que están en la cabeza de todos) han perdido su caracter divulgatorio del CÓMIC para convertirse en feria de eventos festivaleros poco, mucho o nada relacionados con el medio que se supone representan y ello ha llevado que muchos no nos sintamos cómodos en ellos.

Impacientes Saludos.

Pablo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fermín Solís dijo...

A mí no me compensa recorrer más de 600 km para ir al Salón, lo único que me anima a ir es charlar con otros autores, cosa que viviendo en Cáceres no puedo hacer. Pero nada más, me veo totalmente reflejado en el texto de Santiago.

Pablo dijo...

Ya comenté por Twitter que estaba de acuerdo pero con ciertos matices. Ya que se está siguiendo el debate por aquí, copio y pego los comentarios que escribí en li blog: http://www.indeep.es/2012/05/opinion-aires-de-cambio-en-el-salon-del-comic-de-barcelona/

Tras la edición de este año, se van oyendo voces que dicen que el Salón el Cómic de Barcelona necesita un cambio y que otro salón es necesario.

Para los profesionales del cómic, la presencia de promociones de películas y videojuegos en el Salón, cada vez más notoria, es algo que les resulta incómodo. Molesto incluso. Para los que queremos adentrarnos de alguna manera en esta industria, ya sea como autores o incluso editores con ganas de explorar el cómic en formato digital, nos vemos perplejos, extrañados ante un evento que no sabemos bien como encarar.

La sensación es que se avecinan aires de cambio en el Salón, si como parece, la industria lo demanda con fuerza. Sin embargo, cabe preguntarse primero a quién se dirige el evento organizado por Ficomic. Y es que sólo bastaba acercarse el fin de semana por los alrededores del recinto ferial para observar largas colas de familias, chavales (y no tan chavales) disfrazados y niños, muchos niños. Ninguno de ellos se quejaba de poder juegar con Kinect o ver por allí pululando a un R2D2. Normal, ya que es a ellos a los que estas actividades iban dirigidas.

El Salón del Cómic es la gran fiesta del tebeo, pero es una fiesta para el gran público, el mismo que va al cine a ver Los Vengadores aunque no haya leído un cómic de Marvel en su vida. Y eso, señores, no es malo. La retroalimentación que hay entre las industrias del cómic, el cine y los videojuegos es evidente y no podemos huir de ella o hacer como si no existiera. Ayudan a crear nuevos lectores, a generar más interés. ¿Porqué renegar de ello? Se oyen lamentos de que las editoriales de tebeos no aprovechan el bombazo de las películas de superhéroes para atraer más público al medio y, sin embargo, nos lamentamos cuando se unen sinergías por un interés común.

Dicho esto, hay cosas que se podrían hacer mucho mejor, y una de ellas es el saber acotar. Porque es evidente que un film basado en un cómic tiene cabida en el Salón, pero que películas como El Dictador están un poco fuera de lugar. También es triste ver cómo las tiendas de chucherías tienen más protagonismo que el apartado de fanzines, cuna y cantera de futuros genios de la historieta. Pero lo triste de verdad es pensar que, en el fondo, tiene todo el sentido del mundo si recordamos a quien está dirigida esta gran fiesta.

Y es ahí cuando llega la hora de plantearse si es esto lo que se quiere o si se necesita más. ¿Qué papel tiene la industria, el editor, el autor, amateur o no, y los emprendedores en toda esta fiesta? A mi entender, al Salón le falta ser más profesional. Después de visitar eventos de otros sectores, como el Mobile World Congress o la Feria del Libro de Bolonia noto un bajón muy grande en ese sentido. La fiesta se puede dejar para el fin de semana, pero los dos primeros días deberían ser unas auténticas jornadas profesionales, un punto de encuentro cerrado al gran público, con actividades y charlas que realmente ayuden a crecer a la industria española, generando nuevas oportunidades, más riqueza y una mayor internacionalización. Ferias de móviles o libros infantiles siguen esa filosofía y no parece que les vaya mal.

Así, nos ahorraríamos ver a asociaciones de ilustradores con stands desérticos por falta de interés o fanzineros arrinconados. Y en vez de hacer una preselección salchichera de autores locales, para mostrar su trabajo de tapadillo a editores extranjeros, podríamos celebrar unas jornadas profesionales de verdad, en las cuales acciones como esas son las grandes protagonistas. Un evento en el que no vendrían empresas de otras industrias para vender sus productos, sino para invertir en cómic: en el medio, en la industria y en sus activos.

Antonio dijo...

Desde mi humilde opinion de creador de pequeños eventos, sin pasar por el salón dede hace años, fue algo significativo que cuando Antena3 dio la noticia del salon (minireportaje de 1m. aprox) y no salio ningun comic, ni autor, algo debia estar pasando.

Estoy de acuerdo que es un evento privado y nada puede decirles nada. Pero tambien pienso, y esto es desde la experiencia vivida respecto a patrocinios, que si son los videojuegos, etc... los que ponen pasta, van a mandar, tener zonas grandes y hacerse ver, mas que los demas, pero claro sostienen el evento economicamente.
No deberian las editoriales implicarse mas? No lo se, es una pregunta en voz alta.

Antonio. El Planeta de los Comics

Octavio B. (señor punch) dijo...

más reflexiones. Todas las industrias culturales de este país tienen más o menos su gran Evento, y el saló se institucionalizó en el cerebelo de los españoles como el que representa al cómic. El saló sería "los Goya" de la historieta, con todos los peros y matices que le podemos y debemos poner. Es un salón, comercial, privado y que se denomina Internacional. Vale, pero se ha alimentado de ese aura de ser el momento más importante en el anuario del mundillo. Las editoriales se ponen las botas con novedades, los autores más exóticos son invitados, telediarios y periódicos informan del salón etc etc.
Hay pues una dicotomía que estoy, también, viendo en los comentarios. Por un lado, tenemos un evento privado que se autoproclama "Internacional" pero que po décadas fue el pulmón y la radiografía del sector. Por otro, el cómic (autores, editories) ven que no se están sintiendo representados últimamente.
No creo que al final lo que Santi propone sea posicionarse a favor o en contra del salón, por tanto, sino que planta cara al nudo central. ¿Tiene el cómic español, sus autores, sus editores, un lugar que realmente traduzca y presente a los mass media el estado del cómic aquí? He leído que si Vengadores, que si estamos demonizando al videojuego... y yo sin embargo preguntaría si Los Vengadores o los videojuegos tienen relación con el cómic nacional en 2012. Creo que no, o poquito. Y creo que está genial que el "Salón Internacional de Barcelona" (elijo las palabras, las que entran y las que omito) exista y amalgame todo y llegue a mucha gente. Por el camino que lleva, dudo que esa gente preste más atención a las novedades de Panini (ojo, que voy a un mainstream bien gordo, no hablo de Apa-Apa) que a los stands de WoW o la expo de robocops... pero vale, de acuerdo. es una opción. Y es privado. Ahora bien. ¿Qué evento está ahora representando a los creadores y a los movimientos editoriales de este país? Coruña, apuntan, pero desgraciadamente el Viñetas, me temo,no puede ser, de momento, esa cita aglutinadora: es un modelo posible aunque temo, todavía marginal (ejemplo, apenas se presenta un puñadito de novedades editoriales). Espero equivocarme porque me parece un encuentro de altura, donde diversos espacios diseminados por toda la ciudad albergan exposiciones gratuitas, donde la feria de ventas de celebra en unos jardines al aire libre, donde el cómic (y no otras industrias, artísticas o del entretenimiento) toma las calles y donde autores de aquí y de fuera son expuestos y atendidos en intensas conferencias.

Octavio B. (señor punch) dijo...

joder qué ladrillo... no lo vuelvo a hacer, lo juro

Antonio dijo...

Rectifico el tema de antena3, salen comics, lo que no salen son autores, ni premios:

http://www.antena3.com/videos-online/noticias/cultura/festival-comic_2012050600027.html

Ah, tambien hablan del aerografo¿?

El Torres dijo...

Fantástico texto que expresa con claridad meridiana lo que los que hacemos tebeos pensamos. Como se dice, lo del Tinta Roja fue lo más parecido a una reunión de profesionales que he visto en mucho tiempo.
Sin embargo, creo que últimamente el modelo de feria-reunión para profesionales va derivando en "pequeñas" jornadas, como las que se celebran en Carmona, que los autores adoramos, pero donde la asistencia del público es escasa a nula.
Luego están las ferias que siguen los parámetros "ficomic", donde prima el beneficio y bajo la excusa cultural del tebeo, se vuelve todo un mercadillo de ocio para jóvenes.
Y los autores nos sentimos eso, una mera excusa.

estenoesta dijo...

Yo soy aficionado al cómic (por herencia paterna), nunca he dibujado o escrito un cómic, y no me siento representado en el Saló. No es mi evento anual del cómic, igual que mi evento musical no es el Rock in Rio y si el Primavera Sound.

Otra cosa, yo tengo unos 6 amigos que leen tebeos, pero 2 o 3 al año, son el lector ocasional del que siempre se habla, ¿y que les gusta? Paco Roca, Chris Ware, Juanjo Saez, David B, Jaime Hernández etc. Ellos no van a ir al Saló porque no es para ellos, para ellos serían los festivales de los que habla Santiago en post anteriores.

Igual que en Sant Jordi todo el mundo compra un libro porque es lo que toca, tendría que existir un Saló donde un público parecido fuera y comprara un cómic durante esas fechas.

Y un sitio donde haya más y mejores exposiciones, donde los stands no sean barracas de feria, quiero stands abiertos, todos iguales, para que la gente compre en función de la calidad no del tamaño del stand, y donde puedas ojear tranquilo para descubrir cosas nuevas e incluso hablar con el autor etc.

Yo quiero más conferencias, mejor organizadas y de temas más actuales (los robots en el cómic? en serio?)

Y no, no quiero nada que no sea cómic, ni videojuegos, ni películas, ni robots, ni chuches.

Y he leído en los comentarios de muchos otros blogs que un salón así no sería viable. No estoy de acuerdo, la FNAC cada vez amplía más el espacio dedicado al tebeo (por lo menos la del Triangle que es la que conozco) y ese aumento de espacio se reparte entre la novela gráfica y el manga, no los superhéroes, que diría incluso que habían perdido espacio la última vez que fui. Además ¿que un evento del tamaño del Saló con un formato como el que planteamos aquí perdería dinero? pues igual, pero no tiene porque ser así, puede ser de menor tamaño y crecer poco a poco, ganando un público fiel.

Y bueno, lo dejo ya, solo decir que no he comentado nada de lo que habláis los que sois autores porque eso es cosa vuestra, no de los aficionados, yo pido como aficionado.

Se está viviendo un gran momento del cómic en España (y en el mundo), y personalmente creo que estamos en un momento de "ahora o nunca", ojala sea ahora.

estenoesta dijo...

Ah y por cierto, este serie de personas que lean cómics esporádicamente no lo hacían hace 3 o 4 años, hasta que los descubrieron y en la FNAC empezaron a estar accesibles.

Así que un Salón que les permitiera descubrir más autores aumentaría sin duda el número de esporádicos así como las compras por persona.

Octavio B. (señor punch) dijo...

Estenoesta, bravo.
Has sido la voz sensata y (creo) REAL del nuevo lector. Y hay que extender ese modelo, es el futuro. El Saló, me temo, no os atiende a vosotros. Lo que es muy l
Icito,claro, pero... Pues eso, lomque has dicho tú

Jorge Fernández dijo...

No he ido nunca al Salón del cómic de Barcelona, practicamente el único que he visitado y visito habitualmente es el de Coruña, pero tal como lo pintas y a juzgar por las fotos, es posible que se les esté yendo el norte.

Yo soy ilustrador (estoy empezando) y aspiro a convertirme en autor de tebeos algún día. Para mí el Salón no solo es un lugar de entretenimiento sino una oportunidad laboral. Poder conocer a otros autores o aspirantes a ello y tener la posibilidad de enseñar mi trabajo a editores para intentar abrirme un hueco en el mundillo, es el máximo aliciente.

Un salón del cómic debería ser un lugar donde tanto aficionados como autores y aspirantes puedan compartir experiencias, opiniones y aprender los unos de los otros. Sería genial un lugar donde publicaciones tan difíciles de difundir como los fanzines tuvieran cabida como se merecen, pues son el futuro del tebeo.
Debería promocionarse sobre todo el cómic nacional. Estamos viviendo una época dorada en cuando a autores españoles y aún así creo que no se les da la importancia que merecen.

El modelo de la Comic Con, puede ser divertido para pasar un fin de semana viendo todas las novedades del universo geek, pero dista mucho de la esencia de los salones.

Muy buena reflexión

13 millones dijo...

llevo años intentando entender qué sentido tiene un salón así, para mi es el "salón de la promo" más que otra cosa, brutal el stand para promocionar un videojuego....para mi el modelo es Angoulême. Eso si que es un pedazo de festival, con su comisario y sus actividades bonicas. En fín spain es asín.

carles santamaria dijo...

Hola, desde FICOMIC tenemos que mejorar siempre. Enumero temas a considerar.
1.- FICOMIC es una federación donde están los gremios de editores, distribuidores y libreros de Catalunya, además de representación de la APIC y de la Escuela de Cómic Joso.
2.- El cómic es la columna vertebral del Salón. Las exposiciones ocupan los espacios centrales del recinto. Este año se han producido las muestras: Little Nemo/50 aniversario de Spiderman/52 de la New 52 DC/50 aniversario de Cavall Fort/Hazañas Gráficas de Jordi Longarón/El arte de Blacksad/Memorias de un dibujante en pijama de Paco Roca/Moebius/ David Sánchez/Naufraguito. Además, de las muestrasde la Escuela Joso, Luis y Rómulo Royo producida por Norma Editorial, ganadores del Injuve, la Tira del Carnet Jove y del Concurso de Cómic de Cornellà.
2.- La exposición Robots en su tinta se planteó como un viaje de la ficción a la realidad, con los comics de referente. Se hizo un concurso de cómic en las escuelas que contó más de 300 trabajos de alumnos de primaria y secundaria.
3.- El planteamiento era también atraer a la comunidad universitaria y hacer divulgación científica.
4.- Las exposiciones ocupan el 90% del espacio de actividades. Este año se han colgado 614 cuadros El espacio de videojuegos estaba situado en una de las alas del recinto.
5.- Invitados. FICOMIC ha traido autores de todo el mundo con la colaboración de editoriales, y a autores españoles -los nominados y ganadores del año pasado-. De 43 nombres, hay dos actores de Star Wars cuyos gastos fueron asumidos por la Asociación Star Wars Barcelona como parte de su actividad.
6.- La zona profesional donde tuvieron lugar los encuentros de autores españoles con cinco editores extranjeros fue más abierta. Los autores dejaban los portafolios en las cubetas de los editores sin limitación y eran éstos los que decidían a quienes entrevistaban. FICOMIC paga viaje y estancia de estos editores. A parte, diversos editores españoles se entrevistaron con autores.
7.- Los premios. Este año cambió la mecánica para que tuvieran una mayor repercusión y dotación económica. Se pasó de pagar en el 2011 un total de 20.400 euros a 24.500 euros. Se hizo un cartel de los nominados que se repartió por librerías. El año próximo mejoraremos la difusión de los nominados.
8.- Respecto a mesas redondas y conferencias estamos abiertos a propuestas, con tiempo para programarlas. Hubo un encuentro de clubs de lectura de Bibliotecas con M. Fontdevila, un acto de entrega de premios de la AACE, una sesión de tres horas con profesores de secundaria sobre el cómic como herramienta pedagógica, y la mayoría de mesas redondas fueron sobre cómic. El año próximo no habrán problemas de audición de las mesas redondas. No pudimos atender la petición de sala por la Asociación de Editores porque nos llegó el miércoles 2 de mayo por la tarde. Durante el jueves 3 ofrecimos alternativas que a ellos no les encajaban.
9.- Librerías. Desde hace tres años las librerías especializadas de cómic tienen un descuento especial del 20% sobre las tarifas. Vamos a recuperar su presencia activa en el Salón contando con sus representantes.
10.- Deberíamos incluir un espacio de profesionales, a parte de la zona de las citas. Allí se podrían encontrar para hablar y verse. Es uno de los puntos a tratar en el Comité Organizador.
11.- Tema restauración. Tomamos nota de las quejas sobre la ubicación de la restauración y en la próxima reunión del Comité tomaremos una decisión sobre ello. Tenemos presencia limitada de dos empresas dedicadas al tema de las chuches y los dulces. Y tenemos 153 expositores.
12.- La gran difusión que se ha hecho del Salón del Cómic en medios de comunicación (prensa, radio, televisión, internet) ha estado centrada al 100 por cien en el cómic. Queremos que el Salón sirva para crear nuevos lectores, a la vez que satisfacer a los aficionados y a los profesionales.
13.- Necesitamos recibir propuestas con tiempo. El 31 Salón Internacional del Cómic de Barcelona será del 11 al 14de abril de 2013.
Saludos
Carles

Eduardo Sacristán Puig dijo...

Creo que aparte de desvarios y rayadas mentales sobre ir a las barricadas, este comentario de Carles Santamaria ha aportado datos rotundos.

Los extremos y las exageraciones son lo que tienen, que se vienen abajao con los frios datos.

Eduardo Sacristán Puig dijo...

Se pueden cambiar muchas cosas en un evento o salón del comic. Hacerlo más comercial (vease Barcelona, Madrid, Granada), más lúdico y cercano (Aviles), más educativo (Carmona y Alicante) y todas son opciones validas.

Lo dificil esta claro es aunar todas esas opciones en una, aparte de que la opinión de una parte no quiere decir que sea la de la mayoria.

Es más facil aportar datos y hacer crítica constructiva sobre esos datos y con tiempo aportar ideas y actividades que sacar las antorchas.

Mucho más facil criticar que aportar ideas. Es diificil que unas Jornadas como las de Aviles se realizaran sin las ayudas públicas ya que de algún lado tiene que salir el dinero y de momento en España o es de inicitaivas privadas o de un mix de privada y pública.

Todo el mundo sabía que la burbuja del ladrillo se pincharia pero mira que casualidad que al final todo se fue a la mierda.

Yo creo que se puede tratar de conjugar el afan comercial de un salón del comic (al fin y al cabo se trata de vender tebeos) con el lado profesional (esa reuniones de profesionales) y la labor divulgativa y educativa (genial las acciones que se realizan en Carmona con los colegios).

La otra duda es como o donde se podría hacer un foro para canalizar todas esas ideas.

Manuel Barrero dijo...

Excelentemente expresado, no puedo estar más de acuerdo...
con Dani Gómez, claro, en su comentario del 9 de mayo de 2012 a las 18:12.

Pepo Pérez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pepo Pérez dijo...

Yo sinceramente no creo que aquí estemos hablando de "ir a las barricadas". A las barricadas se va a luchar "contra algo", y creo -corregidme si me equivoco; tú el primero, Santiago, que has escrito el texto que ha abierto este debate- que aquí no estamos hablando de "acabar" con el modelo de Ficomic o siquiera intentar "cambiarlo".

Aquí estamos hablando de construir otro modelo de salón (yo no diría encuentro de profesionales, sino un festival o salón, abierto al público), que puede convivir con el ya existente. Como ha dicho alguien antes, incluso que deben convivir.

Santiago García dijo...

Gracias a todos por tan numerosos y tan interesantes comentarios. Con muy pocas excepciones, os habéis expresado con claridad, educación y respeto, y eso siempre es de agradecer, pero más todavía en un mundo a veces tan salvaje como el de internet.

Quiero agradecer especialmente su participación a Carles Santamaría, como director del Salón del Cómic de Barcelona. No siempre es fácil dar la cara cuando se reciben críticas, y él ha sabido hacerlo.

En respuesta a tu comentario, Carles, imagino que la enumeración que haces quiere ser la expresión del trabajo que estáis haciendo. En ese sentido, creo que nadie niega que estéis trabajando un montón por el Salón. Obviamente, por el modelo de Salón en el que creéis, como es lógico y legítimo. Los hechos están ahí, y organizar un evento de esas proporciones no es sencillo.

Pero creo que lo que intentaba transmitir en mi post es, sobre todo, una sensación -una sensación que creo compartida por muchos profesionales del cómic español-, un sentimiento de vernos desplazados y sentirnos ajenos al Salón. Puedes pensar que esto es un invento mío o que lo comparte muy poca gente. O puedes pensar que sí es un sentimiento muy extendido. Entonces, la cuestión sería, si realmente crees que el trabajo que estáis desarrollando es el adecuado para el cómic español, ¿qué es lo que está fallando? ¿Por qué muchos tenemos esta sensación?

Por lo demás, creo que el mundo del cómic español siempre ha dado toda su colaboración al Salón y a Ficómic cuando éste la ha requerido. Pero si queréis opiniones, propuestas, ideas y consultas, tenéis que buscarlas vosotros activamente. No podéis quedaros esperando que la gente llame a vuestra puerta, porque ni siquiera sabe a qué puerta llamar.

Espero que todo este debate sirva para algo positivo. Gracias por participar.

13 millones dijo...

Muy bien Santiago, se aprecia mucho tu valentía, de verdad....no veo ninguna antorcha en su discurso y sí mucha verdad..El Saló ha perdido el rumbo hace tiempo

Jose A. Serrano dijo...

Eduardo Sacristán: "Los extremos y las exageraciones son lo que tienen, que se vienen abajao con los frios datos."

Manda narices.

La galería de fotos de http://www.flickr.com/photos/guiadelcomic/sets/72157629982116161/with/7004050798/ también eran FRIOS DATOS. La conclusión tras ver esa galería de fotos (incompleta, había más cosas que no se veían allí) la pone cada uno.

¿Fríos datos? ¿Quieres fríos datos?

¿Estás seguro que a Ficomic le interesa que NOS FIJEMOS en los frios DATOS?

Porque hay muchos FRIOS DATOS en los que fijarnos. FRIOS DATOS que sólo hay que saber dónde encontrar. Ya sean por obligación (BOE, DOGC) o porque los ha facilitado la misma Ficomic (tarifas para contratación de stands este año, mapa del Salón que Ficomic facilita con los stands amablemente diferenciados por colores según tamaño, presupuesto para este año, esa cifra oficial de visitantes y precio de las entradas...). O enumerar a quién representa Ficomic realmente, esto es: quien está en su comité ejecutivo, y quien tene voz y/o voto.

Igual sería muy... didáctico recopilarlos, ordenarlos y compartirlos públicamente como aportación a este debate. Porque parece que hay mucha DESINFORMACIÓN al respecto. Eso sí serían FRIOS DATOS.

estenoesta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jose A. Serrano dijo...

En cualquier caso, que no esté de acuerdo con la deriva del Salón de Barcelon no significa que Ficomic lo haga TODO mal. Evidentemente hace cosas bien, y cumple con una parte de algunos actores de la industria del cómic en España se esperan de ella.

Por otro lado, es una entidad privada que recibe una subvención PÚBLICA (son cifras públicas, por cierto, sólo hay que saber dónde mirar). Con todo lo que eso conlleva, incluído también el escrutinio público.

En cualquier caso, es de agradecer a Carles Santamaría su aportación aquí, por cierto, y que esto sirva al menos para cierto ejercicio de autocrítica. Será interesante ver en qué se materializa el año que viene.

estenoesta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Santiago García dijo...

Quizás el meollo de lo que estamos hablando aquí es plantearnos si hay una función que el Salón (ya) no cumple y que es necesario cubrir. Y si el Salón ya no puede cubrirla, desde dónde y cómo se podría cubrir.

Eduardo Sacristán Puig dijo...

DATO FRIOS asi en mayuculas y para que la gente lo lea (debe ser que el cuerpo de la letra antes no era lo suficientemente grande) son por ejemplo destacar que 2 invitados de Star Wars parece el Apocalipsis cuando se destacan que ha habido 43 autores invitados (se ha puesto el grito en el cielo por ese aspecto ese año por ejemplo).

Y así podría seguir con cada uno de los datos que se aporto sobre exposiciones, stands de cómic, etc etc.

Ojo, me parece genial que se aporten ideas y críticas por parte de todo el mundo pero cuando se cree ese fantastico salón del cómic o encuentro o lo que sea veremos si va tanta gente por esa cercanía al autor, esas charlas (que NUNCA en ningún salón del cómic o jornada han pasado de los 50 o 60 asistentes) sobre la obra de un autor.

Seamos realistas y no demagogos e hipocritas sin sentido. A Avilés (que es el ejemplo perfecto de charlas y actividades) van contadas 20 personas a lo sumo porque el resto estan tratando de conseguir dibujitos en las terrazas, en las charlas o encuentro con autores en Getxo, Madrid o Granada la gente no va, prefiere comprar o conseguir dibujos de los autores.......eso si, esos aficionados no te llenan un salón del cómic, a menos que quieras cobrarles 20$ por entrada a la americana.

El modelo o es comercial y masivo o es subvencionado y minoritario.

DelaHoz dijo...

Bueno, se trata de elegir entre "¿No veis todo lo que estamos haciendo, de qué os quejáis?· y ·"¿No veis todo lo que queda por hacer?"
Obviamente, no voy a menospreciar la labor de FICOMIC, que tampoco es sano situarlo como el villano sin escrúpulos.
Yo espero como lector (no se si nuevo, viejo o a la plancha) que esto no acabe en una discusión sobre lucha de clases, que además hace años se superaron los complejos de inferioridad y tebeos hay para dar y tomar. Que no nos tienen que gustar todos, claro.
Espero simplemente que no se pierda la oportunidad de dar trabajo y difusión a los autores de aquí, no ya por cuestión de patriotismo (que por eso va a ser que no) si no de que exista un mercado sólido, que a un inversor no le entre el canguelo si decide poner su dinero en tebeos, que la gente conozca a los nuestros de ayer y hoy (y joder, los segundos vienen pisando muy fuerte) para que haya un mañana.
Una industria, leñe. Que a veces parece que hay que dar las gracias por estar como se está.
Por eso elijo la segunda pregunta.

estenoesta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ozymandias005 dijo...

Hola

tengo un dato curioso que aportar. El viernes se presentaron las novedades DC de ECC, que contaba con la presencia de varios editores españoles además de Bob Harras y Bobbie Chase, pesos pesados de DC comics. En la mesa había un total de 6 personas. Entre el público no llegaban a esa media docena. Luego fueron entrando más oyentes, pero de un primer vistazo, la cosa daba grima. Un evento a priori tan interesante como este con invitados extranjeros de altura apenas atrajo a nadie. Y la lucha de robots a reventar.

Manel Fontdevila dijo...

La prolija enumeración de Carles Santamaría, cuya participación en este debate es muy de agradecer, me parece muy interesante porque refleja una de las principales pegas del asunto: hay una cantidad de trabajo en ese Saló que no se veía, y es una lástima. “El cómic es la columna vertebral del Saló”, es indiscutible, pero igual no de su promoción. Por decir algo, una exposición como la de Little Nemo debería haber sido tratada como lo que es: un acontecimiento único. La gente que visita el Saló debería haber notado que estaba ante algo especial, histórico. Claro que estaban los originales bien enmarcados, y los dominicales y los textos, pero ahí falta montaje, falta... seguro que la palabra no es potencia, pero no me sale otra, lo siento. Igual es presupuesto, pero creo que no sólo eso.

Y ya sé que las comparaciones son odiosas, pero en otros festivales, con un material como ése no hay robots que valgan, no hay carteles anunciando videojocs, hay una oportunidad única de mostrar qué es el cómic y por qué nos importa tanto, sólo a partir de esas dos docenas de originales y el montaje que se pudiera construir a su alrededor. Igual pasa con la expo de Longarón, otra maravilla, igual con la docena de originales de Moebius. Había muy buenas cosas, pero lo que brillaba, finalmente, no era eso. Tampoco lo que hacía ruído, ya que estamos.

En cualquier caso, como dice Santiago, el problema no es que haya un escenario con luchas de robots, dos tiendas de chuches, el club Star Wars y ningún sitio para sentarse a descansar (gratis) conviviendo con las charlas, las exposiciones y los premios: el problema es que también debería existir otro modelo. El #otroSaló, que se dice en twitter. Algo donde el aspecto puramente cultural del asunto prime sobre cualquier otra consideración. Igual una cosa más sencilla, más esencial. Una cosa cuya rentabilización no se convierta en objetivo, motor y eje de todo el esfuerzo de la organización. ¿Se puede hacer? No lo sé. Hay gente que hace cosas que se le parecen mucho, en Valladolid, en Orense...

(Por cierto, “El modelo o es comercial y masivo o es subvencionado y minoritario.” ¿Seguro? aquí, (y en Avilés, y en Granada, ya que estamos) creo que el modelo es comercial y subvencionado. Pero bueno, lo comercial, ese concepto. Esto es ya otra cuestión…)

(Y no hablemos más de gueto, hombre, que parecemos críticos de los 90. ¿Qué gueto? Estamos hablando de algo que se vende en librerías normales, que se comenta en periódicos normales y que compra gente normal. Y cuyas manifestaciones deberían poder atraer a un público normal. A los de los libros sin viñetas les pasa, ¿eh?)

LOREZAHARRA dijo...

Manel y los que compran en librerías de cómic esos que...
¿no son normales? esos estereotipos son precisamente lo que más daño hace al cómic, y que lo digan cuatro tontos intelectualoides vale pero que lo digamos los lectores de cómic pues enfínsss

Aitor dijo...

Ojalá que se llegue a un modelo de Salón del Cómic a la Angouleme, en el que el cómic y sus profesionales se valen solitos para crear un evento sobresaliente y los asistentes saben qué hay ahí, nada de robotajos y golosinas. Talento no falta en este país.

Pero creo que antes de poder plantearse un evento así, el mercado tiene que cambiar, el cómic tiene que recuperar al gran público, "volver a los kioscos" por decirlo de alguna forma. Sino, amenaza con convertirse en un evento con una esperanza de vida limitada, destinado a una camarilla (una muy grande, eso sí). O quizás, siendo positivos, un evento de esta naturaleza sea la solución al problema y reavive la presencia en nuestra sociedad del cómic, que debería ser de perogrullo. Sea como fuere, nada me haría más feliz como autor novatillo y como lector que disfrutar de #otrosalon

Guille dijo...

Brillante post, Santiago.


Disparo algunas de mis dudas.

En la era de la novela gráfica presente en los grandes almacenes generalistas, ¿qué sentido tiene que el Saló pretenda acercar el cómic a la gente? Oso afirmar que el cómic ya está cerca de la gente. ¿Qué diferencia hay entre acudir a una Fnac o -ahora- a un Corte Inglés a mirar cómics y acudir al Saló a mirar cómics? El contacto entre lectores y autores es la única diferencia que se me ocurre, pero bien que los grandes almacenes montan sesiones de firmas de vez en cuando.

Respecto a dar empaque a las exposiciones, ¿es el Saló el lugar idóneo para tan buenas expos? Igual esto ya es otro tema, pero, ¿no sería mejor montar exposiciones itinerantes de cómic en museos (o lugares ad hoc)? Que dichas exposiciones duren meses y que sean promocionadas como lo que son: exposiciones de arte.

Acerca de las mesas redondas, debates y presentaciones de libros, ¿en la era de internet tiene sentido limitarlas sólo a un recinto físico concreto? ¿Qué tal retransmitirlas por internet, abriendo la posibilidad de participar en directo con preguntas? Y conservar un archivo fácilmente consultable a posteriori. En esto me parece ejemplar la presentación de 'La industria de los sueños' de Paco Alcázar de la editorial ¡Caramba!

Jose A. Serrano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jose A. Serrano dijo...

Ya que hay quien quiere datos, tendremos datos. Siempre pueden ser útiles para entender el contexto de este debate y la sensación de #OtroSalón que algunos tenemos.

Punto Uno: Los invitados por Ficomic al Salón del Cómic.

La documentación completa en http://salondelcomicdebarcelona.blogspot.com.es/2012/05/los-invitados-extranjeros-del-salo-2012.html.

Resumo aquí:

De 49 invitados en la web de Ficomic al Saló 2012, 5 son personas que no tienen relación alguna con el cómic, no sólo los dos actores secundarios (¿terciarios?) de Star Wars. Hay un productor de videojuegos, un director de cine y un productor de una película de animación basada en un manga.

De los autores de cómic, en 15 autores se incluye que han sido invitados "en colaboración" y sólo 3 autores no se indica nada, por lo que suponemos han sido invitados enteramente por Ficomic. En otros 14 autores se indica que han sido invitados "por" otra empresa, aunque Ficomic los incluye en su listado. También hay 2 productores (de animación y videojuego respectivamente) que también se indica que han sido invitados "por" otra empresa.

También hay 4 autores chinos donde no se indica nada, pero todo apunta a que han sido invitados por la delegación china (ya que su obra o es inédita en España, o fue publicada hace años pero se encuentra ya descatalogada) y 2 autores rumanos que "participan gracias al Instituto Rumano".

También hay 6 editores extranjeros, que entiendo que han sido invitados por Ficomic.

Y acabo con unas preguntas para reflexionar al hilo de este punto:

1) ¿Por qué en esa lista de invitados por Ficomic no aparece ningún autor español, sólo autores EXTRANJEROS?

2) ¿Ficomic no le ha pagado viaje, alojamiento y dietas a ninguno de los autores españoles presentes en el Salón? Una cosa es no publicitar que José Ortiz ha sido invitado por Ficomic (al menos, eso me han informado) para que el buen hombre no se "huela" el premio, pero... ¿en serio no se ha invitado a ningún otro autor español más?

3) Y si efectivamente Ficómic SÍ ha invitado a otros autores españoles (Ortiz aparte), ¿por qué no aparecen en esa lista de autores invitados en su página web?

4) ¿Por qué Ficomic no diferencia en su web entre autores invitados por Ficomic (o en colaboración con Ficomic) y autores invitados enteramente por otras empresas y cuya presencia a Ficomic no le cuesta un euro?

acolostico dijo...

Lo de las exposiciones centrales y bien localizadas es un poco de chiste, exposiciones en pasillos, en los rincones del salón, la de David Sánchez justo al lado de la salida, había que buscarlas en el plano. Y la iluminación de las mismas...

Por qué no una zona exclusiva para las exposciones, apartada de la zona comercial, y apartada de los escenarios, no hace falta mezclar todo. Y suerte que este año el escenario de los conciertos estaba más apartado.

Y esos conciertos, por qué no se cuenta con los autores invitados para hacer conciertos dibujados?

Cierto es que hay aciertos, a mi lo de los robots no me parece mal, al contrario, pero desde el punto de vista de usar el cómic para acercar al ciencia, y la ciencia para el cómic. Esas temáticas me parecen interesantes. Aunque hablo como aficionado.

Bien la cantidad, bien la variedad de las expos, pero no hay que olvidar la calidad y la visibilidad.

Bien también la pre-selección de los candidatos al premio, a lo Angoulême. Mal la promoción, si pocos fuera del mundillo se enteran de los premios, de los candidatos nadie tenía ni idea, ni de su existencia. La promoción no se puede limitar a los blogs de aficionados.

Ficomic es lo que es, difícil de manejar en tamaño. Pero se puede hacer algo paralelo, que acerque al público al autor, rollo Kosmopolis, o tantos otros modelos... Recuerdo unas jornadas hace años en el SAT de Sant Andreu... Hay muchos modelos. Pero falta la infrastructura para montarlo. No se un tercer festival, a parte del salón del Cómic, y del manga. Hay espacio para un festival de historieta o novela gráfica?

Y es que ahora mismo los lectores no se captan entre los jugadores de videojuegos, o los que van a ver las películas, creo la movida va por los que visitan las librerias, y encuentran eso de las novelas gráficas, que es lo que ahora mismo se mueve...

Pero vamos, que si sale algo positivo de esto, yo contento, y me apunto a verlo.

Kurt dijo...

Los críticos con el Salón han mostrado una imagen incompleta de lo que fue el evento y que puede llevar a equívoco a quien no haya asistido. El Salón del Cómic de Barcelona es un salón de salones en donde quien quiera puede escoger el tipo de salón que desea recorrer. Yo, por ejemplo, asistí como espectador a varias de las interesantes mesas redondas que hubieron. Para que la gente vea que no todo en el Salón fueron estampas de Star Wars, iré colgando en mi cuenta de youtube algunos fragmentos de intervenciones de mesas redondas del Salón del Cómic de Barcelona de este año que pude grabar yo mismo. Ahí va el primero, el dibujante Alfons López al comienzo de la mesa redonda "El cómic frente al sistema" (sábado 5 de mayo de 2012):

http://www.youtube.com/watch?v=Kt34TmYnIO4

Las mesas redondas que hubo:

http://comic-30.ficomic.com/DEBATS/default.cfm/ID/3899/T/sala-actos.html

Saludos

LOREZAHARRA dijo...

bueno igual es una tontería... pero yo haría dos espacios diferenciados: uno de venta, conciertos y robots, donuts en fin toda esa parafernalia y otra parte del salón con actividades culturales más relacionadas con el cómic, exposiciones mesas redondas etc. cobraría la entrada al salón a x y despues regalaría con la compra de comic el mes anterior una entrada para entrar a la zona especializada y así tendríamos sitio para todos, se podrían evitar las aglomeraciones y ficomic no perdería dinero.

Santiago García dijo...

Gracias por el enlace, Kurt. Mira, algo que ya hemos salido ganando todos.

gervilches dijo...

Ante todo muchas gracias a Santiago por su texto y por generar un debate que creo que es tremendamente positivo. Se han dicho ya muchas cosas, pero aunque sea tarde me gustaría aportar un par de opiniones.

Yo he ido al Saló por primera vez en mi vida este año. Así que no puedo juzgar bien su evolución. Pero, por ejemplo, observé que la mayoría de las exposiciones estaban poco concurridas o directamente desiertas. Y me sorprendió, porque la calidad y el interés eran muy altos. ¿Cuántas oportunidades va a tener nadie en su vida de ver originales de Little Nemo o del Amazing Spider-man de Ditko? Y sin embargo, el sábado, el día con más visitantes, percibí un desinterés generalizado muy triste. Y ante él caben dos posibilidades: el público masivo del Saló no sabía lo que había, o lo sabía y le daba igual. Probablemente era una mezcla de las dos.
Y ante esto seguro que habrá gente que esgrima el argumento del "¿lo veis? Las actividades que queréis son minoritarias, lo que mantiene el Saló son los robots y las películas que criticáis?" Y sí, pero no. Me explico: yo creo que hay un público potencial muy interesado en este tipo de actividades, o en las mesas redondas, también desiertas, por lo que comentan (yo no estuve en ninguna). Y lo creo porque cuando se organiza actividades como la exposición, fabulosa, de Max en el instituto Cervantes, el público responde. Y no creo que todas las visitas sean de entendidos ni de expertos, ni de elitistas señores que fuman en pipa y les gustan los tebeos raros.
El problema es que esas cosas no interesan al público... del Saló. Y esto es así, creo, porque el Saló se orienta a otras cosas, sigue otro modelo. Y luego, con la mejor de las voluntades, eso está claro, se organizan actividades sobre el cómic, porque al fin y al cabo será lo que disfruten de verdad sus organizadores, pero no es el lugar. Y no pasa nada, simplemente creo que hay que reflexionar sobre ello y pensar qué modelo se quiere. Y trabajar sobre ello. Pero a mí me parece una lástima y un desperdicio de esfuerzo e ilusión montar una exposición de Little Nemo para que la gente pase olímpicamente de ella. Que sí, que evidentemente el que quiso verla la vio. Y la disfrutó... pero tampoco como se podría haber disfrutado en un espacio sin tanto ajetreo, sin megafonía, con iluminación adecuada.

Resumiendo, que creo que hay un público potencial para ese modelo de salón, y que se podría trabajar para acercarse a él. De verdad, hay gente a la que este modelo ahuyenta. Yo soy de Madrid y estuve diez años sin ir a Expocómic, y seguramente me he perdido cosas interesantes. Pero a un salón así la gente va a lo que va, a la fiesta, al mercado del ocio "friki". Y está muy bien, conste, que creo que la gente tiene derecho a ese evento y no tendría por qué desaparecer. Pero hay todo un público ahí fuera que está llegando al cómic por otras vías y que respondería, estoy convencido. ¿Tendría cien mil visitantes este salón? Pues seguramente no, pero no creo que esto sea una cuestión quién tiene la cola más larga o quién recauda más dinero. Estamos hablando de actividades culturales, esencialmente, ¿no? ¿Entonces realmente de qué vale el argumento de "esto es lo que atrae más público"? ¿Sabéis la cantidad de ferias y salones pequeñitos que hay en España al mes? ¿Tendría sentido, por ejemplo, en uno de filatelia que se atrajera al público masivo con promociones de películas? ¿A qué esa obsesión de reventar los recintos con una marea humana? Las cosas se hacen mejor poco a poco, con trabajo y promoción. Que nazca este otro salón con el tamaño y el número de visitantes que tenga que tener, y ya se irá viendo lo que pasa luego, hombre. A mí me gustaría, de verdad. Y por supuesto, en ese salón ideal para mí tendría cabida TODA la historieta, por supuesto. Creo que eso no lo pone en duda nadie. Pero eso no está reñido con la identidad propia y el saber dónde nos movemos y qué queremos. Y eso es más importante que crecer a toda costa, creo.

Un saludo a todos.

Angux dijo...

No es crecer de cualquier manera, Gerardo.
Yo creo que un salón, jornadas, festival o como se les quiera llamar tiene que cumplir dos funciones. Una sería la función teórica o formativa y otra, la divulgativa. Intentar conseguir que gente que no conoce el tebeo (que hay mucha gente que no sabe o no tiene muy claro lo que es, no cerremos los ojos)pueda entender el motivo por el cual nos gusta tanto este formato, descubrírselo. Esto se puede conseguir atrayendo gente de otros medios, para mostrarle el "nuestro". Yo no veo nada malo ahí, siempre que esto, no consiga tapar los comics, como parece que está sucediendo en el Saló.

gervilches dijo...

Claro, Angux, a eso me refiero, a crecer de un modo lógico y coherente, sin perder de vista para qué se está trabajando. Una cosa es la sinergia, decirle a la gente, por ejemplo, que hay cómics de esa peli que les ha gustado tanto, o hacerles saber que hay cómics sobre cualquier tema. Yo en eso estoy totalmente a favor. Pero el problema es que lo tapa, que se dice "han venido 100.000 al Saló", y qué bien, ¿no? Que se ha promocionado el tebeo. Pero no, luego estás allí y te das cuenta de que mucha gente de los cómics pasa, y va a otras cosas. Y a lo mejor sería más lógico partir de un modelo más modesto e ir paso a paso, sin perder la esencia.

ROLO dijo...

Si nos pusiéramos de acuerdo todos los que hemos leído y seguido esta conversación hacia un mismo lugar y una misma manera de hacer lo que se necesita, creo que podríamos cambiar palabras por algo real.

Si algo tiene incluso una pared de comentarios como ésta es que todos estamos conectados, sabemos la mayoría quienes somos y desde dónde y cómo podemos ayudar.

Estamos hablando de profesionales hablando de su profesión y creo que si sólo empezamos por definir lo básico se podría llegar a algo.

Punto 1: ¿Madrid o Barcelona?

Punto 2: Tipo de emplazamiento; hotel de convenciones con salas de exposición, recinto ferial con sitio para stands y salas de reuniones...

Punto 3: Duración.

Y así entre todos.

Creo que si la Asociación de Editores moviese ficha y con la ayuda de todos: autores, editores, periodistas y aficionados, algo grande y cómo a NOSOTROS nos gustaría verlo y vivirlo es posible.

Gracias Santiago por tu brillante reflexión.

Santiago García dijo...

Gracias por el entusiasmo, ROLO, el tuyo y el de todos. Pero seamos claros, no creo que éste sea el sitio donde organizar un Salón del Cómic.

Tampoco era mi intención cuando escribí el post. Sólo quería poner en palabras cuatro ideas que me pasaban por la cabeza, y que a juzgar por la respuesta también le pasaban a más gente. En plantear eso, y en dar pie a un intercambio de ideas y opiniones como los que se están viendo en estos comentarios, creo que ya está cumplida la función de este blog.

Aquí se han dicho muchas cosas, y si hay alguien interesado en montar un Salón, como mínimo le servirán para captar algo que hay en el ambiente. Si además puede aprovechar alguna idea concreta, pues aún mejor.

Sé que somos de natural derrotistas y que pensamos que todo esto son palabras que no llegan a nada, y que cuando hay que pringar y currar de verdad todo se disuelve. Pero cualquier proyecto empieza hablando y comunicando ideas e intenciones, y a partir de ahí ya llegan las acciones. Estoy seguro de que ahora mismo podría haber un puñado de grupos con proyectos para un festival del cómic que tal vez estén deseando ponerse en marcha o que podrían estar haciéndolo ya. Eso no quiere decir que la semana que viene vayamos a tener un nuevo salón del cómic maravilloso e ideal, a lo mejor ni siquiera el año que viene, porque levantar estas cosas desde cero es muy complicado. Puede que incluso ningún proyecto llegue a fructificar. Pero eso no quiere decir que no haya gente trabajando, o que no valga la pena discutirlo. Por algún lado hay que empezar.

Bouman dijo...

Son muchos los temas, si yo (personalmente) persigo una idea es la de un standard para comercios, alguien en su sano juicio entra en sitios como los del FNAC, PlanetadeAgostini, Glénat, ...¿? ¿que es eso de hacer un cubículo comercial ajeno al propio salón? deberían seguir todos unos protocolos, a partir de ahí, personalización a tope.

Creo que la forma más divulgativa para acercar nuevos cómics a lectores asiduos o no, serían propios espacios para las nuevas obras o autores etc.., similar a lo que fue el de "autoeditados" de este año, pero más espacioso y amplio...

Lógicamente cada uno sigue su propia ruta dentro del salón, en la variedad está el gusto, pero si se sacrifica algo como "ceder" espacio a otras cosas en vez del cómic, no debería beneficiar a este de alguna manera ¿tal vez stands, o espacios para nuevas editoriales, fanzines, sin costes o simbólicos, etc..

Sobre las expos, recuerdo aún cuando antes ver una exposición era una experiencia única y no solo cuadros colgados en la pared (Museum de F.de Felipe me sigue enamorando, BlackSad en uno de sus primeros años, o inclusive el de Spider-man cuando sacaron la peli en cines..)

No se trata de hacer algo solo para autores, se trata de mostrar más los trabajos, recalco de nuevo lo de espacios para mostrar obras con sus autores, en plan "stand de X obra", las sesiones de firmas solo sirven para acercar quienes ya conocen la obra con los autores.

Yo sí creo que se puede remodelar el propio salón, pero con cambios de forma drástica. Aunque el tiempo dirá, y sigo fantaseando con la opción de intentar levantar algo.

Gerard P.Cortés dijo...

Estoy bastante de acuerdo con todo lo que expones, Santiago.
Yo este año me he quedado en casa con fiebre, aunque tenía intención de asistir, precisamente, porque un amigo mío participaba en una competición de robots que se celebraba en el Salón.
Antes de esto, llevo ya varios años sin pasarme, o haciéndolo solo durante un rato el domingo por la tarde, por compromisos de prensa o por saludar a algunos de los compañeros fanzineros que todavía sobreviven (cada vez menos).
Lo que he ido observando en estas ocasiones es exactamente lo que tú expones y, si dices que este año es todavía peor, no me arrepiento de haberme quedado en casa.
Es una pena, porque yo también soy de esos que llevan en el salón casi desde que aprendí a caminar (mis primeros años iba a por las fotocopias de Son Goku, para que te hagas una idea).
Lo he visitado como fan y como pseudoprofesional, me he tirado ahí los cuatro días de salón enteros vendiendo fanzines, con stand o de forma ambulante, he asistido con fiebre, con resaca y de escondidas de mis padres (cuando era pequeño y estaba castigado)... y ahora no puedo vencer la pereza para acercarme un rato a ver qué tal...
En fin, puede que eso sólo ejemplifique que me he vuelto vago con la edad, pero puede que entendáis el nivel de hastío al que he llegado (parejo al que leo en tu texto, Santiago) con un Salón que durante años fue más que mi segunda casa...

Meri Gil dijo...

Pues si hay ganas de un Salón del Cómic dedicado al cómic de verdad hay varias opciones por que, por los que no lo sabéis, hay un montón de actividades relacionadas con el cómic. Yo conozco más o menos lo que hay por Cataluña (y seguro que me dejo cosas pero cito las que se ven con un poco de infraestructura creada);

-Tarragona: Celebran la Semana del cómic de Tarragona. Lo lleva el humorista y dibujante El Chico triste.
-Leída: No se si todavía se hace pero estaba el Set de comic. Orientado a las editoriales y los profesionales. http://setdecomic.blogspot.com.es/
-Girona: Buf… con el gobierno anterior no había interés. Panini junto los ayuntamientos de las poblaciones correspondientes organizan El Festival de còmic de Torroella y l’Estartit. Esto está destinado al fracaso por que solo tienen interés en orientarlo a lo infantil (los de los ayuntamientos) y tampoco saben muy bien como. O les falta personal o son unos negados, no lo se. http://www.festivaldelcomic.org/
-En Barcelona hace unos pocos años se plateó un Salón alternativo. Por un lado (y es una opinión personal) había muy buena predisposición para hacer cosas, estaba todo muy abierto a todo pero pintaba a que había ganas de hacer algo educativo para las familias (el horror :/).

*Andorra: son una asociación de nostálgicos de la historieta y de tendría que ver pero el gobierno Andorrano está interesado en impulsar este evento. Seria una buena opción aunque está lejísimos pero es muy turístico y seria viable. Massana Cómic - http://www.laneu.com/es/agenda-la-massana-exposiciones-16e-salon-la-massana-comic--inauguracion-de-la-exposicion-blanco-y-el-tbo-212.aspx

También se puede hacer algo nuevo pero con los tiempos que corren sin dinero creo que la mejor opción es ver algo que ya esté en marcha y hacerse un hueco.

Yo a parte de hacer dibujitos soy gestora cultural y me apunto a lo que sea. Quizás deberíamos reunirnos unos cuantos y empezar a hablar… Ahí queda dicho :)

Ruby Bautista dijo...

Totalmente de acuerdo con tu post. Necesitamos un nuevo Salón del Cómic o mejorar el existente, darle mas presencia a las exposiciones y no ponerlas al final de los pasillos o escondidas con mala iluminación.

Oriol dijo...

Yo me lo pasé muy bien y quiero un disfraz de stormtrooper.

Pero si quieres montar el salon de la gafapasta, alomejor me paso también=)

Alva dijo...

Yo creo, después de ser el cuarto o quinto salon al que acudo, que la propia organización del Salón dejaba muy claras cuales eran sus prioridades en el cartel del mismo.

Texto que aparece en el cartel, en la pastilla inferior derecha, destinada a mostrar los contenidos del salón (respetando mayusculas y minusculas):

- ROBOTS AUTÉNTICOS EN ACCIÓN
- EXPOSICIONES espectaculares
- CONCIERTOS: aquí nombres de grupos musicales
- VIDEOJUEGOS, conferencias, talleres de comic, autores dibujando...

Pues eso, creo que no hay nada más que añadir.

Alva dijo...

Creo que es más que normal que los autores se sientan olvidados o arrinconados ... lo de "autores dibujando..." en ultimo lugar y minusculas seguido de puntos suspensivos me parece un poco triste, no?

RAULE dijo...

100% de acuerdo, Santiago. Suscribo de la primera palabra a la última. Para la mayoría de gente, la Historieta es cosa de críos y no la consideran una de las grandes artes. Me jode tanta ignorancia, pero puedo llegar a entenderla. Lo que sí me subleva es ver cómo las viñetas ampliadas de Lichtenstein se subastan a precios millonarios, Hollywood se hace de oro adaptando cómics y los videojuegos (el mercado de ocio más rentable) también se aprovecha en gran medida de personajes de tebeos. Hace años que el Salón del cómic de Barcelona dejó de pertenecernos y parece que ha llegado la hora reflexionar y hacer algo al respecto.
Por cierto, al hilo de todo esto, ¿alguien puede confirmarme la noticia de que Ficomic planea compartir el protagonismo del futuro museo de la Historieta con el sector del videojuego? ¿Es cierto o solo un rumor malintencionado?

Peli-Roja dijo...

De acuerdo, quisiéramos MAS COMIC Y MENOS MUÑEQUITOS.... pero....

Lo que este año me pareció de vergüenza fue lo CUTRE de la exposición (arrinconada) y dedicada a MOEBIUS.... MOEBIUS SE MERECÍA ALGO MÁS.....

Y LO MISMO DIGO para JOSE MARIA BERENGUER!!!

max dijo...

El cómic promocional de Rock in Rio que se está publicando por entregas cada domingo -como publicidad- en un periódico nacional viene firmado como guionista por un tal Carles Santamaría. A mi y a muchos colegas nos llegó hace meses una truculenta convocatoria para presentar ideas para ese cómic. No se hablaba de condiciones económicas ni de nada, era el típico concurso encubierto, sin reglas ni transparencia. Inasumible de entrada para cualquier profesional que se respete a sí mismo y a sus colegas de profesión.

Sir Franagan dijo...

Voy a comentar, porque todo el mundo lo hace.

He leído unos cuantos comentarios, así al azahaaar. Y en general me parecen bastante acertados.
"Que hace falta otro salón""Que alguien se tendrá que encargar""Que los robots no hacen tebeos"...sí vale. Sí a todo. Pero...

Me encantan los peros, ¿a vosotros no os gustan los "peros"? los "peros" son lo mejor.

Pero creo que la base es volver a la idea de "que puñetas es un salón del cómic". Me voy a remitir a Angoulême porque yo soy así, si habeis ido por allí os daréis cuen de que lo que se vende, lo que se vende a tutiplen es la gran factoria de cómic francés y belga (porque los belgas se apuntan a un bombardeo). Ojo, luego tienen sus lugares para manga, americanos...otros mercados. Pero el protagonista indiscutible es el cómic francés, y me tendré que pegar con quien opine lo contrario (pero buenroller).

Sí que pienso que el Salón se promociona hacia una franja de edad muy concreta, de echo una franja concreta que no se corresponde en absoluto con el lector que lee publicaciones españolas, sino con un público que monopoliza el mercado de importación.

No se, a lo mejor es más simple que todo lo que se propone, a lo mejor es tan sencillo como enfocar el cómic como algo que puede leer cualquier persona no adolescente.

Ojo, que yo no quiero un salón echo por y para autores, eso sí que sería volver al gueto de crítico de los 90. Trabajamos para un público, no para nosotros mismos, porras, pues hab´ra que atraer a un público. Sólo creo que el público que se trata de atraer y para el cual se montan enormes stands con cabezas de tamaño ridículos, o tronos o no se que pollas NO es el público que pretende atraer la industria española, la cual (sin hacer el vacío a mercados extrangeros) debe, o debería ser la protagonista del evento. Ale.

Pero que no es más que una opinión, y creo que llegado a este punto seguro que he dicho cosas bastante obvias.

Y ya está bien, sólo espero que el señor Santamaria que se ha mojado (y ole por ello) vaya tomando nota de todo lo que se va diciendo por aquí, ¡Y que narices! Señores de ficomic, no reparen en preguntarnos, en encuestarnos, en darnos la tabarra, que los primeros interesados en que el salón marche somos todos nosotros.

Ale, pues ya está. ¿Donde recojo mi Nobel de comentar?

Los viajes que no hice dijo...

Yo solo voy a decir algunas ideas, como periodista cultural, digo.

-Las informaciones de los medios generalistas se centraban, sobre todo, en los robots y en Mazinger Z. No en autores españoles. En general. Nótese el "sobre todo". Desde luego, ninguna reseña de una charla ni nada por el estilo. Buscando rápidamente titulares se habla:

-De los premios, claro está, que eso siempre se reseña.

-Del número de visitantes.

-De Mazinger Z.

Algunos: "El salón del cómic se robotiza", "Los robots se hacen con el control del salón del cómic de Barcelona", "Récord de asistencia en el Salón del Cómic", "Un salón del cómic... de cine". Si buscáis en "Noticias" en Google, solo dos de las que salen hablan de José Ortiz (hablando CON él, digo, recogiendo sus declaraciones) y una es de Go Nagai.

De cómics pues no.

¿Qué pasó? Ahora viene la batallita personal de la abuella Cebolleta. Que entré en un magazine generalista a comentar que comenzaba el Salón del Cómic... y me pasé media intervención desmintiendo que los cómics fueran para niños o para hombres varones treintañeros con síndrome de Peter Pan.

-La inmensa mayoría de la gente que conozco se piensa que el Salón del Cómic es un evento festivo donde la gente va disfrazada y:

a) se pueden hacer muchas fotos divertidas

b) se puede jugar a videojuegos

¿Se ha hablado mucho de cómics en los medios generalistas? ¿De verdad? ¿Sí? Porque yo, para informarme bien, he tenido que recurrir a los blogs...

Y digo más: odio la puta verificación de palabra.

Esther dijo...

Durante tres años, intentamos, con mucho esfuerzo físico y económico, realizar un encuentro de profesionales (de todos los sectores de la industria del cómic) con el objeto de debatir asuntos como este.
Puede que no fuera el momento ni el lugar, pero lo intentamos.

En Set de Cómic intentamos aportar el marco y los medios adecuados para la discusión, el debate y las relaciones humanas y, entre otras cosas se acordaron las bases para el día del cómic, la creación de la asociación de librerías especializadas y de la asociación española de editores de cómic.

Creemos que hay mucho trabajo todavia por hacer, pero la lucha no esta en el concepto de cómic que tiene cada uno sino en el concepto de profesionalidad que debemos tener todos.

Esther Vazquez y Victor Rivas

The Korinthian dijo...

Existe otro modelo (el mejor para mi gusto) en Avilés desde hace ya muuuchos años.

Jose A. Serrano dijo...

En el comentario de Carles Santamaría, éste puntualiza que "FICOMIC es una federación donde están los gremios de editores, distribuidores y libreros de Catalunya, además de representación de la APIC y de la Escuela de Cómic Joso."

Para situarnos mejor, transcribo aquí el comité ejecutivo de Ficomic, ordenándolo "temáticamente" en vez de en simple orden alfabético, e identificando junto a cada nombre la empresa a la que representa. Son estas las personas y entidades concretas cuyos intereses e inquietudes representa Ficomic:

José Luis Córdoba, Panini Cómics (director de publicaciones).
Alejandro Martínez, Panini Cómics (director editorial de cómics).
Óscar Valiente, Norma Editorial (director general)
Vicenç Campos, Norma Editorial (director financiero)
Andrés Giménez, Planeta-DeAgostini Comics (director comercial)
Ignasi Estapé, Planeta-DeAgostini Cómics (editor)
Daniel Navarro, ECC (aunque además de editor también es propietario de la librería Cosmic/PlanetaComic)

Jordi Samaranch, SD Distribuciones
Alberto González, SD Distribuciones
Jesús Andrés Díaz, Gremi de Distribuidors de Publicacions de Catalunya

Ferrán Velasco, propietario de la librería Universal Cómics y presidente de Zona Cómic Cegal (asociación de librerías especializadas en cómic de España).
Miguel Gallardo, presidente de APIC (Asociación Profesional de Ilustradores de Cataluña)
Josep Maria Polls, jefe de estudios de la Escola de Còmic Joso

También hay que tener presente que:

1) El recientemente fallecido Josep María Berenguer, fundador de Ediciones La Cúpula, también era miembro fundador y vicepresidente de Ficomic, y tenía un puesto en el comité ejecutivo de Ficomic, aunque Ficomic no lo ha incluído en estos créditos del programa de mano del Salón 2012. Y es de suponer que algún representante de Ediciones La Cúpula ocupará el puesto de Berenguer en el comité ejectuvo.

2) Ni APIC ni Escola Joso tienen voto en el comité ejecutivo, sólo tienen voz. Es decir, tienen la opción de asistir a las reuniones del comité ejecutivo y manifestar su opinión, pero sin derecho a votar luego en las decisiones que finalmente se tomen.

Conociendo estos datos, hay que ser realistas y tener presente el tipo de Salón que va a salir de Ficomic. Un tipo de Salón por el que cada año se decantan más claramente.

A título personal soy de la opinión que se les puede y debe pedir ciertas cosas en tanto que Ficomic recibe dinero público para organizar el Salón del Cómic de Barcelona (según el DOGC, sólo de la Generalitat ya recibe 64.000 euros anuales). Y parece razonable que atiendan algunas de las sugerencias y comentarios concretos que se han dejado aquí.

Pero, siendo realistas, los intereses y miembros de Ficomic son los que son y no van a variar en lo sustancial.

Jose A. Serrano dijo...

(viene del mensaje anterior)

Por otra parte, también hay que tener presente que durante el Salón ya se realizan diferentes "actividades paralelas" por la ciudad organizadas de forma independiente a Ficomic: las "jornadas comiqueras" de FNAC, algunas exposiciones paralelas (en la Biblio Can Fabra de Barcelona una de Manel Fontdevila, por ejemplo), los Golden Globos, fiestas impulsadas por colectivos concretos (Entrecomics, Mongolia), que aprovechan precisamente la visita de gran parte de la "comunidad" comiquera en la ciudad. Una serie de actividades que hay quien denomina ya como el offSalón, porque se realizan fuera del recinto del Salón.

Pues bien, quizás una opción realista para atender el sentimiento de algunos de que "necesitamos otro salón" y que no sea especialmente utópica podría ser potenciar esa serie de "actividades paralelas" al Salón de Ficomic. Con más actividades organizadas y desarrolladas de forma independiente a Ficomic, de formato más modesto y que respondan a intereses concretos de profesionales y aficionados que Ficomic no atiende. Pero también más coordinadas y mejor comunidadas a público y profesionales. Aumentar la cantidad y variedad de estas actividades paralelas con exposiciones de pequeño formato, charlas o encuentros con autores. En colaboración con asociaciones, librerías de la ciudad que no tienen presencia en el Salón, entidades, editoriales que no se sientan representadas por Ficomic y/o que no tengan stand en el Salón, colectivos de autores, etc. Aprovechando el Salón de Ficomic como punto de encuentro, pero sacando las actividades del recinto del Salón, y sin depender de los intereses de Ficomic. Es cuestión de ir sumando voluntades dispersas y encontrar espacios adecuados.

Joan Navarro dijo...

Esta tarde me ha llamado Cristian Osuna y me ha hablado de este post que no había leído, hasta ahora. No he leído todos lo 131 comentarios, ya que estoy un poco agotado a estas horas, después de hacer números y más números, tipo presupuestos y contabilidad analítica de la editorial.
pero no puedo obviar el tema, ya que yo inventé Ficomic en 1987, con el amparo del Gremio de editores de Catalunya. Y creamos sus estatutos que me sé de memoria. Tanto como para poder decir que no se respetan en absoluto. En estos momentos el Comité Ejecutivo ni es elegido democráticamente ni tiene legitimidad alguna para representar a nadie, y mucho menos a mi editorial.

Raul Vidal dijo...

Santiago, desde nadaComercial nos sumamos plenamente a la iniciativa. Aunque solamente sea hacer ruido.

Gracias por despertarnos!

http://nadacomercial.com/2012/06/otro-salon-del-comic-que-de-verdad-represente-al-comic-es-posible.html

Sr.Plástiko dijo...

Os aviso que desde hace 3 años (y este año vamos a por el 4), realizamos el Salón del Cómic Social en Barcelona, que suele caer a mediados de Octubre.

En él, sin subvenciones, realizamos cuatro días de exposiciones, mesas redondas, talleres con institutos, y hay una librería solo con comics.

Por él han pasado artistas como Jaime Martín, Fontdevila, Carlos Giménez, Pepe Gálvez, Carlos Azagra, Hernán Migoya, Pere Meján, Tomeu Pinya, Sagar Fornier, Javiroyo, Kap o un servidor entre un largo etc que han participado de manera desinteresada cada año, pagandose hasta los desplazamientos.

Es totalmente gratuito y se reivindican los espacios públicos como lugar para hablar y fomentar el 9º arte.

Además, cuenta con la participación de diversos activistas de movimientos sociales o estudiosos del cómic.
Por el han pasado Esther Vivas, la PAH, los Yayoflautas, la gente de Skolástika, etc...

Cada año lo organizamos entre no más de 10 personas y siempre es bienvenida cualquier tipo de ayuda o colaboración. Desde difusión a mover plafones de madera para colocar las exposiciones.

Es sin duda otro tipo de Salón, pueden preguntarle a cualquiera que haya participado en él.

Un abrazo y espero que me lean a tiempo

Sr.Plástiko dijo...

PD: Y no os creais que no me agrada el cómic comercial por montar este evento.
Aunque en lo personal me decanto por el cómic con mas contenido real que fantástico, precisamente creamos el evento por que apreciabamos que el tipo de cómic que fomentamos desde el Salón del Cómic Social, cada vez tenía menos representatividad en el otro salón.

Desde el Fanzine autoeditado al cómic periodístico de saco, etc...

Con la que está cayendo, creo que el cómic critico merece más lugar que nunca.

Un abrazo, os enlazo a nuestro humilde blog.

Espero que os guste lo que hay en él.

http://saloncomicsocial.blogspot.com.es/